Hay poca gente sobre el planeta capaz de discutir sobre la maestría de la pluma de Moore; particularmente la gente que no sabe quién es, o nunca leyó algo de sus obras.

Es uno de los padres de la era del comic postsuperheróico, este "nuevo" paradigma nos presenta a los protagonistas envueltos en problemas más mundanos, separándolos de lo superheróico y poniendolos a tono con el mundo "humano" que los rodeaba. Watchmen, de Alan Moore, es una de las obras que dispararon dicho cambio de paradigma.

Su carrera en el mundo del comic inició a los tropezones, ya desde ahí crítico del paradigma social. Sus primeros trabajos fueron tiras cómicas o autoconclusivas publicadas bajo pseudónimos que eran juegos de palabras con las pronunciaciones de nombres famosos (o infames). Su primer tira realmente serializada fue Maxwell the Magic Cat, una suerte de parodia de Snoopy con mucho guiño a la cultura pop del momento.

Alien

La acidez del autor y sus guiños constantes a la subcultura reinante son parte de los guiños de Moore, así como también el uso cinematográfico de los paneles y, por supuesto, su análisis ácido de la situación actual y las formas profesionales.

En los '80, Moore tuvo la titánica tarea de reinventar un personaje sin abandonar las historias pasadas del mismo, lo que lo llevó a Moore a experimentar con dibujantes muy diversos, retomando el trabajo de Bernie Wrightson y Len Wein. Este personaje es Swamp Thing, la Cosa del Pantano, caballito de batalla de la línea de DC de comics "maduros", línea nacida de la necesidad, principalmente de los autores, de tocar otros temas y salir de la superheroicidad, como dije antes, a la vanguardia de la postsuperheroicidad.

La tarea no sólo era colosal por el hecho de tener que reinventar el personaje sin anular su pasado, ni por tener que trabajar en un área nunca antes explorada, también le tocaba trabajar con Len Wein, creador de la Cosa del Pantano, como editor.

Swamp Thing La mágica pluma de Wrightson.

The Swamp Thing Saga no sólo fue un gran éxito sino que tiene características imperecederas, aún más que Watchmen; la humanidad expresada por la escritura de Moore en el personaje y sus dificultades a la hora de identificarse: ¿es la consciencia suficiente para ser uno mismo o el cambio de cuerpo y los nuevos recuerdos crean un nuevo ser? Todo esto sin hablar de los nuevos sentires, las nuevas expresiones que el personaje encuentra.

Los comics de terror y horror estaban casi extintos en el momento que DC decide tomar esta línea, comprando el personaje junto con una familia de IPs. El rol de Moore reinventando el horror en viñetas es innegable; paradójicamente, dentro de la saga también encontramos uno de los "homenajes" al amor mejor plasmados en la historia de las viñetas en Rite of Spring, una verdadera maravilla literaria.

Rite of Spring

Moore es un autor más que prolífico, y así como es prolífico influencia a la industria y la manera de crear y consumir comics: otras obras que marcaron de una u otra manera a los comics son V for Vendetta, Prometea, su trabajo en AARGH (Artists Against Rampant Goverment Homophobia), The Killing Joke, The League of Extraordinary Gentlemen... Y no son todas, ni de cerca.

Moralmente Moore fue criticado mil veces, muchas de manera injusta, pero éticamente los únicos reclamos que se le han hecho son sobre la forma tajante con que trata con quienes venden sus principios o intentan torcer los suyos. Es cierto que es un ermitaño (o algo así) y es cierto que puede ser brusco al hablar; pero su comprensión del medio, de las formas y de la sociedad (y su debacle en ciernes) son innegables.

Mi más sincera recomendación es: lean a Alan Moore, sin pensar en su persona, y después vean qué persona es.

Por último, les dejo el documental-biopic-obra mágica The Mindscape of Alan Moore subtitulado en español.