¿Alguna vez se preguntaron cuántas referencias a algo (lo que sea) se pueden incluir a lo largo de tan solo 14 minutos de un metraje (película, corto, cartoon, etc.)? Todas. O, al menos, casi todas.

Si por un lado tenemos a un joven yanki con un cortometraje creado durante su segundo año de estudio en un Instituto de Artes y, por el otro, cuatro británicos flequilludos con su banda que aún no salía de "la Caverna", ambos compartiendo el no tan simple deseo de ser -aunque sea un poco- famosos (salvando las distancias entre el océano y las tres décadas que los separan) ¿Qué se obtiene mezclando esta banda de los años 60 con esta animación de los años 90?

Beat Alls

De un tiempo a esta parte, los dibujos animados han introducido, a veces de forma sutil y otras no tanto, referencias o guiños a cosas que van más allá de lo que sucede en el capítulo, y que la mayor parte del tiempo, no están dirigidas al público objetivo de la animación (niños, en su mayor parte), sino a un público más adulto; quizás puestas allí para que nuestros padres no nos golpeen cuando los hacemos ver incontables horas de caricaturas colorinches, histéricas y con voces en extremo chillonas.

En la misma sintonía, siguiendo lo que parecía ser una “moda”, caricaturas como El Laboratorio de Dexter, Johnny Bravo y los Tiny Toons incluían pequeños detalles, tanto visuales y musicales, como temáticos para divertir un poco a los mayores; siguiendo un poco la tradición iniciada por los Looney Tunes de dejar de lado el chiste “simple” y llegar un poco más allá con un humor un tanto más elaborado, en una moda que aun hoy se aprecia cada vez con mayor intensidad en caricaturas como Over The Garden Wall o la película Bob Esponja.
Entonces podemos apreciar un cambio en la intención de los creadores, en donde evolucionamos de animaciones que solo buscan entretener casi exclusivamente con el humor “físico” hasta llegar a la actualidad donde este recurso es casi innecesario (casi), siendo reemplazo por un humor más complejo e incluso inter-referencial (hoy es muy difícil no encontrar pequeños a guiños a, por ejemplo, Hayao Miyasaki o los dibujos de la Warner Bros. o Hanna Barbera).

Retomando: en 1998 para ser exactos, nos encontramos con el debut oficial de The PowerPuff Girls en Cartoon Network que finalizaría su emisión en 2005 con un total de 78 capítulos.
Una serie animada que nos relata las aventuras de tres niñas, creadas por un accidente de laboratorio por su “padre” el profesor Utonium, que, mientras llevan una vida normal salvan a su ciudad de los villanos que tratan de dominarla y/o destruirla.

¿Cómo se relaciona eso con una rockband constituida en 1962 cuya música y fama traspasó la barrera de las generaciones que tantas veces ha separado a hijos de padres? Cuando Craig McCracken decide combinar estas dos cosas que no parecían relacionarse de forma alguna surge el capítulo 13b, más conocido como Meet the Beats Alls (traducido al español como Los Blitos).

El episodio comienza cuando los cuatro villanos principales de la serie: Mojo Jojo, ÉL, Princesa y Peludito, deciden que esa será la noche en que derrotaran a las chicas, y se dirigen a su hogar. Al llegar allí, y encontrarse los 4 cara a cara, comienzan a discutir cuál de los cuatro será el que verdaderamente podrá derrotarlas. Mientras continua esta acalorada discusión, el escandalo despiertan a nuestras heroínas, quienes al salir de su casa para reclamar por los gritos, son atacadas por los 4 villanos en simultaneo.
Finalmente, y para sorpresa de todos, el ataque múltiple surte efecto y las niñas resultan derrotadas. Como es de esperarse, los villanos deciden asociarse bajo el nombre de The Beat Alls (el primer nombre propuesto por ÉL fue The Silver Beat Alls pero para Mojo el nombre era demasiado largo).
El “documental” sobre Los Blitos comienza con la tapa de With the Beatles encarnada por los villanos y el famoso golpe de guitarra que da inicio a la canción A Hard Day’s Night. Desde ese punto las referencias a la banda británica, tanto en imágenes como en diálogos, son casi incontables; tan solo en la escena del robo al banco, todas las líneas de los villanos son exclusivamente frases de canciones: Money (that’s What I Want); I should have know better; Run For Your Life; I am The Walrus; Hello, Goodbay y You can’t Do That.

También tenemos referencias visuales, la representación de la tapas de los discos Please Please Me (Disco gradado en tan solo 12 horas), A Hard Day’s Night )el primer disco que cuenta exclusivamente con canciones originales) y Abbey Road (el último disco que Los Beatles grabaron íntegramente juntos), la imitación de las jóvenes “atacadas por la beatlemania” (aunque en esta caso estaban huyendo), un cartel con el nombre “Penny Lane”, el concierto en la terraza e inclusive, pequeñas apariciones de los verdaderos Beatles en sus versiones caricaturizadas.
Pero claro, una vez que el capítulo es visto varias veces y uno empieza a hilar cada vez más fino, empiezan a aparecer detalles y referencias que requieren ser un poco más detallistas y porque no, haber sufrido la “fiebre beatlemaniaca”:

En la escena donde Los Blitos aparecen golpeando a una banda (los verdaderos Beatles para el ojo observador) Mojo dice la frase “La gente en los asientos baratos pueden irse. El resto entregue sus joyas”. Es una referencia a otra frase “La gente de los asientos más baratos puede aplaudir. El resto puede hacer sonar sus joyas” de John Lennon en uno de sus conciertos y que, según se conoce, fue dirigida a la Reina Isabel II que había asistido al mismo, como muestra a su oposición contra el sistema monárquico. (La oposición a la monarquía inglesa no fue exclusiva de los Beatles, y se repitió en artistas como Morrissey y los Sex Pistols)

Otra referencia quizá no tan obvia para muchos es el reportero que narra el documental, Stuart Best. Su nombre es la mezcla de dos de los miembros iniciales de la banda Stuart Sutcliffe (bajista) y Pete Best (baterista) que luego fue reemplazado por el querido Ringo Starr.
Aunque en el capítulo, las Chicas son las que menos alusiones realizan, ya que son los villanos los que tienen mayor protagonismo, hay otros personajes que sí lo hacen; cuando las chicas dejan de intentar atrapar a los Blitos, el Sargento Pimienta pide ayuda, la ayuda de alguien (Not just anybody) y cuando el profesor se entera de la situación y decide inspirar a las chicas para detener al malvado grupo, lo hace en todo momento con frases de canciones como A Day In the Life y Do You Want To Know a Secret.
Llegando al final del capítulo, las chicas se dan cuenta de que Mojo no podría haberlas derrotado sin una pequeña ayuda de sus amigos, y gracias al Profesor, deciden separar a los Blitos. Aquí entra en escena la famosa Moko Yono que con sus renovadoras ideas acerca del futuro del grupo y sus actos delictivos, por fin logra que Mojo se separe del resto de sus camaradas, lo cual tiene su correlación con la vida real; cuando Yoko Ono y John Lennon comenzaron su relación.
El interés de este por ella era tan intenso que, violando un acuerdo interno de la banda, John la llevaba a las grabaciones y Yoko hacia comentarios que no eran bienvenidos por los demás miembros.
Sin el apoyo del cuarto miembro, los restantes Blitos ya no logran derrotar a las chicas, y finalmente terminan en prisión, mientras que Mojo cree haber encontrado el amor en Moko, descubre que está en realidad es una monita de zoológico llamada Michelle que se marcha con su verdadera dueña Jude solo para propiciar que Mojo tenga una última reunión con Los Blitos en prisión.

Aun sin nombrar todas las referencias halladas se aprecia que es un capitulo extremadamente cargado, donde la relación con la historia de la banda y los diálogos es continua, demostrando una vez más que los Beatles y sus canciones dan para todo, incluso para formar diálogos que no por ser títulos o frases de canciones pierden sentido, conservando aun la esencia del programa y manteniendo al público infantil interesado sin necesidad de que capten estas conexiones, sin dudas, destinadas a un público mas adulto y ya conocedor de, al menos, algunos derroteros de esta GRAN banda. (O es LA GRAN BANDA).


Bianca Renard. Estudiante de abogacía, abandonó su sueño inicial de dedicarse a "modelo de gorritos kawaii". Ferviente lectora de Puig (Manuel, no el grande pa), intenta escribir cosas medio legibles en sus tiempos libres. Fanática de Los Beatles y ocasionalmente del DeathMetal. Esperando un genio que cree una fusión entre ambos. DeathBeatles. Tema favorito: In My Life. Disco favorito: Revolver (aunque In My Life no esta ahí). Le gusta el chocolate.