El mismo título de la serie, Unbreakable, nos dice algo muy importante sobre el personaje principal, la contagiosamente optimista Kimmy Schmidt, interpretada por Ellie Kemper (Erin Hannon en The Office): frente a la adversidad y la tragedia no se quiebra, no se dobla, y no deja de verle el lado bueno a las cosas. Es un cambio de ritmo refrescante (y muy bienvenido) de la comedia más deadpan y por ende "seria" a la que estamos acostumbrados hoy en día.

La premisa de Unbreakable Kimmy Schmidt es, quizás, la más aterradora que se ha visto en una sitcom: quince años atrás, Kimmy y otras mujeres fueron engañadas por un cura acerca del advenimiento del apocalipsis, que las encerró en un búnker subterráneo (algo así como el búnker de Lost), haciéndoles creer que las estaba salvando del fin del mundo y ellas eran las últimas personas vivas sobre el planeta. En la primera escena del primer episodio, Kimmy y sus tres compañeras son rescatadas por la policía y, tras una entrevista en The Today Show, ella decide quedarse a vivir y probar suerte en Nueva York (porque, ¿qué le queda hacer en su ciudad natal salvo terminar la primaria?).

alt

Esta premisa nos permite tener momentos hilarantes con flashbacks a la absurda vida dentro del búnker, y un sinfín de situaciones en las que Kimmy no entiende el mundo moderno, al no haber visto la luz del sol durante quince años ("¡Soltá tu Game Boy!", le dice a una adolescente con los ojos fijos en su celular, y cuando le regalan un iPhone, al ver el logo de la manzana exclama "¿Me regalaste una Macintosh?"). Sin embargo, la pluma siempre afilada de Tina Fey no se queda en estos gags fáciles, sino que realmente explora la naturaleza de la situación trágica a la que fue sometida Kimmy, y cómo es su vida ahora reinsertándose, inadaptada a una sociedad que ha cambiado tanto en tan poco tiempo. Lo destacable de la serie es que, además de que todos sus personajes son "inadaptados", la serie misma es una inadaptada: una sitcom muy graciosa sobre pérdida, trauma y tragedia.

No todo es color de rosa: a veces el guión cae en lugares predecibles, y le cuesta escapar de algunos clichés del medio. Al hecho de que ya hemos visto miles de tramas de sitcom que se basan en que un personaje dice una mentira y cada vez le cuesta más ocultarla se le suma el hecho de que sabemos que Tina Fey puede escribir cosas realmente originales y refrescantes (¡Mean Girls!). Sin embargo, estos lugares comunes siempre tienen de trasfondo la insana premisa de la serie y eso la mantiene a flote en situaciones que hundirían sitcoms más "normales".

alt

Parte de lo genial de la serie es cómo aplica la idea de lo irrompible e inquebrantable no sólo a Kimmy, sino a las amistades que ella forma en la gran ciudad: un elenco pequeño de personajes muy dispares que están sufriendo sus problemas personales; el escandaloso Titus lidia con la realidad de ser un treintañero negro, gay y soltero en una gran ciudad, y la "esposa-trofeo" encuentra una amiga en Kimmy, a quien inicialmente sólo considera su empleada.

Siguiendo el hilo, las amistades son una de las cosas más destacables de la serie. Es fácil definir a una serie por sus romances, pero incluso con tres intereses románticos distintos a lo largo de la temporada, el foco siempre está puesto sobre Kimmy y cómo sus amigos la ayudan a navegar este nuevo mundo.

alt

La serie nunca pierde de vista lo que hizo que Kimmy llegue a este punto en su vida, ni el hecho de que su adorable actitud de "pez fuera del agua" tiene como razón de ser un evento trágico que dejó su marca sobre ella. Está llena, como dije, de chistes sobre cómo Kimmy no entiende la tecnología o la cultura moderna, pero nunca se burla del trauma, ni minimiza la experiencia por la que pasó, ni la subestima a ella. La tragedia nunca es el chiste, sino el disparador del humor, ese humor que sana las cicatrices de los eventos más crueles de la vida. Es una sitcom que habla sobre la palabra "víctima" no sólo como una etiqueta, sino como una elección. Y hace todo esto mientras te hace reír a carcajadas.

Así que, ¿por qué no le das una chance?