¿Fuertes declaraciones con ese título, no? Indudablemente, decirle a una persona enamorada con una serie que mire otra que para vos es mejor no es un acto muy agradable. A mí me rompería las pelotas bastante: si hubiera querido que me sugieras algo, te lo hubiera pedido. Así que mi recomendación es la siguiente: si amás Game of Thrones y esta última temporada te dejo manija, satisfecho y ansioso por más, no hace falta que sigas leyendo. Quizás sacás algo bueno de este artículo, quizás la recomendación que voy a dar te sirve montones, pero probablemente no sea el artículo para vos.

Ahora, si sos como yo, si Game of Thrones te resulta cada vez más frustrante, si sus plot holes te resultan cada vez más inexcusables, si extrañás las tramas tensas y diálogos sublimes de las primeras dos temporadas, si te enoja cuántos personajes se convirtieron en caricaturas de sí mismos, entonces seguí leyendo, porque te voy a recomendar algo que te va a encantar. Fijate si los siguientes puntos aplican a vos:

  • Te cansa que Game of Thrones te trate como si fueras idiota, repitiéndote la misma información varias veces para asegurarse que la recuerdes.
  • Leíste demasiados posts en Facebook con teorías cada vez más rebuscadas y complejas y desearías que la serie se merezca el escrutinio que recibe por parte de sus fans.
  • Recordás lo maravillosa que puede ser la serie y no entendés cómo se pudo haber vuelto lo que es ahora.
  • Te perturba y te causa escozor el tratamiento de sus personajes femeninos: desde inventar violaciones donde en el material original no las había hasta usar la violación como un recurso barato para pegarte un golpe emocional, establecer a un villano como villano y a una mujer como indefensa y víctima.
  • Te pareció rebuscada y hasta innecesaria toda la crisis alrededor de Bran planteada en el episodio "The Door".
  • Te insulta la cantidad de cosas que son explicadas con un "¡es magia!"
  • Te importan más los momentos humanos e íntimos de los personajes que las escenas de acción y los plot twists, y sentís que la serie va a contramano de eso.

Si te sentiste identificado/a con algunas de estas cosas, permitime hacerte una recomendación:

Mirá Black Sails.

Sí, ya sé, parece puro fanservice, y la produce Michael Bay, y bassssta de piratas, ya pasaron de moda, pero bancá. Leé.

Así como di en forma de lista los motivos para estar un poco cansado de Game of Thrones, paso a darte en forma de lista los motivos para ver Black Sails:

  • Amás que una serie se ponga las pilas con la cinematografía y la música.
  • Apreciás a actores que te hacen sentir que nacieron para el papel que interpretan.
  • Disfrutás ver a los personajes lidiar con lo cotidiano de sus vidas, y no sólo con las situaciones grandiosas y épicas en las que se involucran.
  • Te hacen feliz las reversiones y subversiones de estereotipos y tropes clásicos del género.
  • Te parece aplaudible, por más raro que suene, que se retraten de manera respetuosa, realista y creíble situaciones extremas como tortura, violación y estar al borde de la muerte por deshidratación.

  • Los villanos te intrigan y te fascinan, y querés verlos representados como seres humanos con sus propias motivaciones, debilidades y rasgos redentores, y no sólo como una caricatura de la pura maldad.
  • Te causa satisfacción que un personaje vuelva a contar algo que viste suceder en la pantalla anteriormenete, sea una violación, una batalla o incluso una conversación escuchada a escondidas, porque ofrece una segunda opinión sobre algo que viste, y porque presenta dos ángulos: el de la cámara, y el del raconteur, y esto permite que un hecho adquiera nuevas dimensiones.
  • Te deleitás con reimaginaciones de personajes históricos (algo que encontrarás en el carismático e infinitamente querible Jack Rackham) y ficticios (¡John Silver!), y te fascina la idea de que compartan escenario.
  • Te das cuenta que "pero en la época era así" es una justificación insuficiente y perezosa para evitar tener un elenco de personajes diverso e inclusivo: gente de todos los colores y nacionalidades, y relaciones sexuales de todo tipo son presentadas en Black Sails. No puedo enfatizar lo suficiente la cuestión de la sexualidad: relaciones heterosexuales y homosexuales son moneda corriente por igual, y el hecho de tener personajes bisexuales bien desarrollados es grandioso, y algo que no suele verse en la TV. Ahora, si bien Game of Thrones no tiene escasez de escenas de sexo homosexual, siempre sentí que más allá de la relación entre Loras y Renly, esas escenas cumplían más un rol de fanservice (tetas) o eran una manera medianamente chocante de establecer algún rasgo de un personaje, como la promiscuidad de mi amado Oberyn Martell en sus escenas con mujeres y hombres. En la otra cara de la moneda, veo a las relaciones homosexuales de Black Sails siendo tratadas con la misma seriedad y profundidad que a las relaciones: hay sexo casual, sexo romántico, hay sentimientos confusos, celos, enamoramientos, y todo lo que se espera ver en cualquier representación realista de una relación sexual pero tristemente en la TV suele ser dominio casi exclusivo de las heterosexuales.
  • Hablando de esto, me encanta que ningún personaje haga escándalos por relaciones homosexuales - así como los escritores las tratan como a cualquier otra relación, los personajes reflejan esto. Como única excepción, hay una representación maravillosa, intensa y desgarradora de la homofobia de los estratos más altos de la sociedad inglesa de siglo XVIII.
  • Te gusta que las coreografías de combate con espadas lleguen a ese punto justo entre la verosimilitud y lo vistoso.
  • Deseás que las grandes escenas de acción sean la culminación de una variedad de tramas, y no una mera muestra de "mirá todo el presupuesto que nos sobró".

Si esas cosas que mencioné resonaron con vos, si te dieron ganas de experimentar algo así en una serie, repito: mirá Black Sails. Están las primeras dos temporadas en Netflix, hay una tercera, y ya se está filmando la cuarta. Vas a reir, vas a llorar, va a ser todo una confusión. Va a haber personajes que vas a detestar pero no vas a poder quitarles los ojos de encima. Vas a festejar los triunfos de tus personajes favoritos como si fueran tus hermanos, y llorar sus desgracias como si te hubieran pasado a vos. Vas a amar cómo "la tripulación" es mucho más que una nebulosa entidad que está presente porque el género la requiere (hola Piratas del Caribe) sino que es un personaje colectivo en sí mismo, más allá de los deseos y personalidades individuales de quienes la componen. Por sobre todas las cosas, vas a sentir cómo esos veintiocho episodios se pasan volando y no vas a entender cómo pasaron esas horas.

Por ese motivo, permitime cerrar la nota con otra recomendación: empezá a mirarla un viernes, y no planees nada importante para tu fin de semana. Y si estás esperando a que salga la nueva temporada de Game of Thrones y estás con sed de drama histórico, peleas de espadas, y atuendos de época, Black Sails puede brindarles algo con lo que bancar la espera.