Jugar juegos de mesa es hermoso. Quien me conozca en persona sabe que incluso si quisiera no podría ocultar el enorme entusiasmo que me generan los juegos de mesa. Y me encanta, particularmente, enseñar. Me encanta el momento muy "I can show you the world" en el que le explico las mecánicas, objetivos y reglas de un nuevo juego de mesa a alguien.

Sin embargo, ese entusiasmo me suele causar un problema: en mi extrema emoción me mezclo, me apuro y explico el juego de una manera que no es la óptima, y termino tardando más en dar una explicación sub-par que no me beneficia ni a mí ni a mi alumnado. El momento en el que se aprende un juego es normalmente el primer contacto directo que tiene una persona con un juego, y es por esto que es un paso más que importante.

Habiéndome dado cuenta de eso, decidí analizar la manera en la que tanto yo como mi grupo regular enseña los juegos y decidir qué funciona, qué no, y cómo se puede mejorar el método.

La primera pregunta que se me vino a la cabeza pensando estas cosas fue: ¿cómo puedo hacer que mi explicación sea más valiosa que pedirle a la persona que lea el libro de reglas?. La respuesta inmediata es que yo puedo explicar el juego en menos tiempo de lo que tardaría. Además, idealmente, yo conozco a la persona a la que le estoy explicando el juego de una manera que un impersonal libro de reglas jamás va a poder - yo sé, en menor o mayor medida, qué jugó y qué no, qué le gusta y qué no, qué cosas puedo explicar rápido y qué cosas requieren más detalle.

Así que bueno, habiéndome sacado esa duda de encima, pasemos a las cuestiones importantes que tenés que tener en cuenta para explicar un juego de mesa.

Leé el libro de reglas

¿Suena obvio, no? Sin embargo, es vital recordarlo. Pegale una leída antes de juntarte con la gente con la que vas a jugar. ¿Ya lo leíste? ¿Ya jugaste mil veces a esto? No me importa. Leelo de vuelta. Conocete las reglas como si las hubieras escrito vos, porque pocas cosas son más cortamambos que tener que interrumpir la sesión de enseñanza para hojear un libro y encontrar la regla específica que te olvidaste.

Y si nunca jugaste al juego en cuestión pero vos fuiste el que lo compró así que te toca dar la explicación, jugá una ronda de práctica con vos mismo. Muchas reglas no son obvias o parecen ilógicas hasta que las ves aplicadas en la práctica, y esta experiencia te va a permitir tener un conocimiento más completo del juego, algo que se traduce siempre a una mejor experiencia de enseñanza. Si sabés inglés, Watch It Played es un gran canal para aprender a jugar juegos de mesa viendo cómo otra gente lo juega.

Empezá por lo importante

Muchos juegos son complejos. Muchos juegos tienen reglas largas de explicar pero el gameplay en sí es bastante intuitivo y básico. Muchos juegos tienen reglas que parecen una pavada pero en la práctica tienen tantos usos y estrategias en las que ser aplicadas que si no te organizás bien, vas a marear a los jugadores.

¿Qué es lo más importante? Es debatible. Para mí, lo primero que hay que saber es qué tipo de juego es y cuál es el objetivo. Todas las reglas, todas las mecánicas, todas las estrategias, todos los recursos que se manejen en el juego van a estar atados, de una forma u otra, a esos dos aspectos. Conocer a la gente con la que jugás ayuda mucho con lo primero. Un jugador experimentado va a entender términos y conceptos que uno más novato no.

Podés explicar que, por ejemplo, Puerto Rico * es un juego de administración de recursos, roles, y *worker placement a un jugador que ya jugó otros eurogames, pero si estás explicándole a un novato total, entonces vas a tener que tragarte el orgullo y decir "Sí, mirá, el Smallworld es como el TEG peeeeero...".

El objetivo del juego es algo simple de explicar, pero es crítico hacerlo bien. Deberías poder resumir la condición de victoria en una oración. Si estás explicando, por ejemplo, Twilight Struggle, dirías "En este juego gana el primer jugador en llegar a 20 puntos". Eso. Nada más. Luego vas a tener que entrar en más detalle, pero es importante que el jugador entienda que absolutamente todo lo que haga en el juego va a ser en pos de llegar a ese objetivo.

Después de explicar la condición de victoria, a mí me parece lo más razonable explicar brevemente cómo se llega a esa condición de victoria. En el caso de, una vez más, Twilight Struggle, podría decir "Acumulás puntos cuando alguien juega una carta de puntuación, o cuando alguien juega un evento que otorga puntos directamente".

Como último detalle de esta sección, el objetivo del juego es algo a lo que vas a necesitar volver constantemente. Es vital que quede claro en la mente del jugador cómo cada acción que tome va a ayudarlo a acercarse a la victoria. Si tu mami te dijo que ganar no es importante, tu mami te mintió.

El juego lo explica una persona, y solamente una persona

Esta sección va a ser cortita, pero merece mención aparte: no enseñes de a dos el juego. Cada persona tiene su ritmo y su manera y su estilo de enseñar, y tener un co-instructor sólo va a servir para confundir y marear al que quiere aprender el juego. Si estás explicando en una mesa que incluye a una persona que ya conoce el juego, y esa persona, con las mejores intenciones, quiere acotar algo mientras enseñás, no se lo permitas. No importa que la intención sea buena. El instructor sos vos.

Explicá primero los conceptos, y después los detalles.

Siguiendo la idea de ir de lo macro, general y más abstracto del juego a lo más micro, detallado y minucioso, no mezcles detalles casi inconsecuentes con conceptos esenciales. Si estás explicando Settlers of Catan, entendé que la base del juego no es el ladrón, o el comercio marítismo, sino los recursos y el comercio con otros jugadores. Ese es el gameplay esencial. Si un juego tiene varias maneras de obtener puntos, como por ejemplo el Tzolk'in, listar todas estas maneras es una manera asegurada de que tu jugador se olvide de todas menos dos ni bien empiece la partida. En cambio, si estructurás la enseñanza de una manera en la que te asegurás que las ideas centrales estén claras antes de volcarte a los detalles, vas a poder empezar a jugar mucho antes.

Hacé preguntas

Sí, la mayoría de las preguntas las vas a recibir vos (en especial si explicaste mal), pero hay una pregunta que deberías repetir después de cada idea que compartas durante la explicación: "¿se entiende?". Siempre asegurate que quede claro lo que dijiste, en especial si la persona a la que le explicás es tímida o reacia a interrumpir. Siempre es clave verificar que la gente esté entendiendo bien, para no tener que volver a explicar nada.

También sirve dejar en claro que hacer preguntas está bien. "Che, este juego puede ser medio complejo y tiene muchas mecánicas, así que si algo no te cierra o necesitás una explicación más a fondo de algo, interrumpime y preguntá".

Discerní qué información podés omitir

Sí, obvio, necesitás que todos sepan las reglas, pero a veces hay información que es tan variada y condicional que es mejor dejarla para después. Por ejemplo, al explicar Seven Wonders, en vez de explicar qué hace cada uno de los gremios (cartas especiales que proveen beneficios varios en base a distintas condiciones), podés decir "En la tercera ronda empiezan a aparecer estas cartas violetas llamadas gremios, que te premian por cumplir ciertas condiciones". Justamente los gremios son un gran ejemplo porque, como todas las cartas de Seven Wonders, su efecto está explicado con símbolos, la mayoría de los cuales el jugador ya va a haber memorizado para cuando llegue a la tercera ronda de juego. Como regla general, si el conocimiento de una mecánica específica puede afectar la estrategia del jugador, es información vital, pero si la mecánica es irrelevante hasta que entra en juego, no es vital..

Da ejemplos

Esto puede variar de juego a juego, pero muchas situaciones son muy difíciles de visualizar mentalmente en vez de simplemente verlas siendo realizadas en el tablero. Los encuentros de Arkham Horror son un ejemplo de esto: dar la explicación de cómo se triggerean, resuelven y concluyen es engorroso, pero haciendo un ensayo de encuentro en el tablero mismo, el jugador siempre va a entenderlo mejor. En otros juegos podés intentar jugar una ronda o un turno de muestra.

De hecho, en muchos juegos conviene hacer una partida corta "de prueba" antes de ponerse a jugar "en serio". La utilidad de cada efecto o carta de Dominion no siempre es inmediatamente obvia, pero con ver una buena jugada (o incluso una jugada desastrosa) el jugador puede comprender qué estrategias le pueden resultar útiles o por lo menos interesantes. Hablando de estrategia...

Sólo explicá estrategia si te lo piden

Acá se pone escabroso, porque hay muchas opiniones muy fuertes y muy distintas al respecto, pero si me leíste hasta acá es porque confiás en lo que te estoy diciendo. Así como explicar la condición de victoria es vital, así como explicar las mecánicas que permiten al jugador lograrla, es igualmente importante entender que la estrategia está completamente por fuera de tus obligaciones como instructor. La diferencia entre explicar reglas y estrategia está en que una representa explicar cómo jugar el juego, y la otra es explicar cómo jugarlo bien.

Una vez más, esta es una gran situación para hacer preguntas: "¿preferís que te tire un par de puntas para encaminarte bien en tus primeros turnos o preferís ir descubriendolo por tu cuenta?". Ninguna respuesta que te den va a ser incorrecta; meramente van a ser reflejos del tipo de jugadores con los que vas a estar compartiendo el tiempo en la mesa.

Integrá la temática a la explicación

Este consejo no sólo ayuda a explicar mejor y a poner a los jugadores en una mentalidad mucho más inmersa a la hora de jugar, sino que te permite sacarle todo el jugo posible al juego que estás jugando. En el caso de Tzolk'in, aunque es lo visualmente obvio hablar de "edificios azules, fichas grises/amarillas/marrones y tokens", lo que realmente le haría justicia al juego sería ser fiel al libro de reglas y hablar de "Edificios cívicos, recursos como piedra, oro y madera, y el maíz". Es una cosa bastante opcional - salvo en juegos donde Twilight Struggle, en el cual la temática y el gameplay están muy íntimamente ligados, y por ejemplo la mecánica principal para quitarle territorio al oponente se llama golpe de estado porque es exactamente eso lo que representa.

Para concluir, quiero decir que a fin de cuentas, lo que importa es jugar al juego y que todos se diviertan. Muchos de estos consejos quizás son inaplicables al juego que estás jugando, o al grupo con el que jugás, pero me haría feliz saber que te inspiraste en esto para dar una explicación ejemplar y fascinante de un juego que te apasiona y esa explicación fue el primer paso de una experiencia maravillosa para tus jugadores. Contame en los comentarios cómo solés organizarte para explicar juegos, y qué juegos te parecen los más interesantes para explicar.