Seguir la travesía de Dog Mendonça y Pizza Boy, nos podría llevar mucho tiempo. Podemos hacer la genealogía del juego a través de sus autores, o despegarnos de ellos y seguir la carrera que hicieron los personajes directamente; también podemos hablar de OKAM y su trayectoria.

"Las Aventuras Interactivas de Dog Mendonça y Pizza Boy" es un videojuego de lanzamiento reciente, perteneciente al género de las aventuras gráficas... Blah blah blah... esto es sólo la superficie, si rascamos un poco, encontramos la escena de un crimen. Tratemos de imaginar que en esta ciudad las aventuras gráficas fueron asesinadas, el cuerpo del género abandonado en el rincón de un callejón oscuro, nuestra tarea: tratar de entender, no el por qué del crimen, sino las consecuencias que el crimen tiene en las generaciones futuras.

Los libros “The Adven­tures of Dog Men­donça and Piz­z­aboy” nacieron como una colaboración entre Filipe Melo y Juan Cavia; el primero, un niño genio que tranquilamente podría haber salido de sus propias obras, Filipe fue detenido con cargos por hackeo, de ahí, pasó a estudiar piano, hoy es un jazzista consumado y da clases del instrumento. También, y esto es lo importante, escribe, produce y dirige cine de terror y escribe también para Darkhorse.

Mientras tanto, Cavia prácticamente nació dibujando, estudió ilustración desde muy chico, primero copiando de niño los comics que leía, luego estudiando bajo el tutelaje de Car­los Pedrazz­ini. Con el tiempo su carrera lo llevó al cine, participó diseñando los sets para "El secreto de sus ojos" y dirigió en el 2011 "Mi primera boda". Por supuesto, también dibuja los comics de Dark Horse de Dog Mendonça, que Filipe escribe.

Comic

Si hablamos del comic, tenemos que nombrar a Parés, Bruno Canas, Santiago Villa (entre otros); pero no nos vayamos tan lejos, dejemos al comic de lado, sin olvidarnos de nombrar a John Landis, George Romero y Tobe Hooper, tres genios cineastas que escribieron los prefacios a cada uno de los tomos del comic.

Sí, Dog es el niño bastardo de la ciudad en donde vimos morir a las Aventuras gráficas ¿Por qué "bastardo"? porque viene de un mestizaje, su carrera como juego no fue intencional, originalmente estos personajes tenían un destino cinematográfico, heredero, sí, de aventuras gráficas como Monkey Island y Leisure Suit Larry, según Melo, y heredero también de películas de los 80 a quienes tributan en comics y en el juego.

En la web de Okam, el estudio a cargo del juego, en la descripción del proyecto podemos ver que la intención es crear una suerte de juego episódico que sea independiente a las otras obras del mismo universo, un universo de Venn, donde las obras viven por separado, pero conectadas, los casos, los personajes, los ambientes son trasladados de un medio a otro.

Fiel a la tradición de las aventuras gráficas, Las aventuras interactivas nos presenta un inventario con espacio virtualmente inagotable, donde iremos acumulando objetos para resolver los distintos acertijos que se nos presentan, muchas veces sustituyendo el objeto deseado por un proxy funcional.

Inventory

Nuestro niño, ahora crecido, es heredero del Film Noir, las historias que vamos a ver o experimentar pertenecen a un universo donde lo sobrenatural es real. Podemos encontrar un Gremlin atendiendo una tienda o la cabeza de una gárgola dándonos lata; en los policiales, sin importar el medio, cuando existe un ayudante, este es Proxy del lector, en el caso del juego, este es nuestro personaje. Al mismo tiempo, el detective de la historia, Dog, no es sólo un detective curtido, también es un hombre lobo bastante inútil.

Las herramientas narrativas que usa el juego no son pocas, y claramente no están descuidadas, el nivel de coherencia que tienen los elementos está cuidado hasta el más mínimo detalle, las voces, la música... La música merece un capítulo aparte, que lamentablemente no voy a poder cubrir hoy.

El arte es fiel al comic, las animaciones y los colores nos pueden hacer pensar en un Monkey Island o Day of the Tentacle, pero en HD. Los diálogos no solo están grabados, lo que una vez más nos une al audio, sino que también se nos presentan como globos al mejor estilo comic.

Los chistes del juego pueden ser un poco bobos, pero eso acentúa este ambiente medio decadente que nos presentan los policiales Noir, las referencias son muchas y fluídas, no sólo están ahí como un guiño, también son parte de la historia, muchas veces estos guiños son un reflejo del original más que un simple elogio.

Puede este niño, ahora crecido, Dog Mendonça resolver el misterio ¿quién mató a las aventuras gráficas? Veamos antes de buscar la respuesta si es ese su objetivo, o el objetivo es tomar ese manto, abandonado, reemplazado por los point and click. Sea cual sea, Las aventuras interactivas de Dog Mendonça y Pizza Boy son un refresh necesario y magistral para este género que encontramos abandonado, desangrado en un callejón oscuro.