Bienvenidos a todos a Lore of Warcraft una columna donde vamos a hablar del lore o historia de los personajes, lugares y momentos claves del universo de Warcraft. Hoy vamos a hablar de Lady Jaina Proudmoore, fundadora y señora de la isla de Theramore, hija del almirante Daelin Proudmoore y considerada la maga humana más poderosa de Azeroth.

Jaina es la hija menor de Daelin Proudmoore señor de Kul Tiras. Desde muy pequeña Jaina creció escuchando las historias de Aegwynn la Guardiana de Tirisfal, una maga de inmenso poder que tomó como modelo a seguir. Cuando sus poderes de maga despertaron fue enviada a la ciudad de Dalaran a estudiar bajo el tutelaje del Archimago Antonidas convirtiéndose, eventualmente, en una de las primeras y únicas magas al servicio directo de Dalaran. Debido a su mentor, su linaje y las alianzas que su padre mantenía con el reino de Lordaeron, la presión sobre Jaina era brutal y por esto decidió enfocarse al máximo en sus estudios.

Gracias a su ventajosa posición, muchas veces Jaina fue elegida como emisaria entre Dalaran y Lordaeron donde conoció al Príncipe Arthas Menethil hijo del Rey Terenas Menethil. Este encuentro sería clave para Jaina puesto que el romance que florecería en los años venideros sería el más importante de su vida. Todos en el reino sabían de su romance con Arthas y lo aprobaban ya que la unión del futuro Rey de Lordaeron y la futura Señora de Kul Tiras, una alianza muy beneficiosa para ambas familias.

Muchas veces Arthas visitó a Jaina en Dalaran y ella a su vez a él, particularmente para el evento del Festival de Fuego del Solsticio de Verano, donde Jaina usaba su magia para incendiar la estatua de paja que simbolizaba la quema de todo lo malo y la llegada de lo bueno.

Young Jaina

Arthas no fue el único pretendiente de Jaina, también estuvo el Principe Kael'Thas Sunstrider de Quel'Thalas. Kael, un excelente mago que pasó mucho tiempo en la ciudad de Dalaran y compartió tiempo con Jaina mientras ella no se veía con Arthas. Durante ese tiempo, ambos humanos quisieron mantener su relación en secreto ya que no sabían como reaccionaria la gente al respecto.

En algún momento Jaina rechazo a Kael excusándose en su diferencia racial, de edad (Kael tiene varios centenares de años más que Jaina) y diciendo que tenía que enfocarse en sus estudios.
Lamentablemente Kael descubrió a la pareja de humanos en una de sus escapadas y decidió mantener el secreto, paro enfrentó a Jaina y le confesó que su corazón estaba roto.

Jaina tuvo un papel crucial en muchos de los eventos más importantes de la historia de Azeroth. Mayormente durante la Tercera Guerra, donde fue la única humana en escuchar el augurio de Medivh y llevar sus fuerzas hacia la tierra de Kalimdor para luchar contra la Burning Legion.

Durante este periodo su relación con Arthas, que había desaparecido cuando el príncipe de Lordaeron se acobardó ante los planes de casamiento de Jaina, volvió a florecer. Antonidas le había pedido que lo acompañara a investigar la plaga que estaba azotando Lordaeron, durante este tiempo Arthas y Jaina se volvieron cercanos nuevamente pero esto terminó cuando Arthas, cegado por venganza y locura, decidió purgar entera la ciudad infectada de Stratholme, perseguir al señor del terror Mal'Ganis y, eventualmente, corromper su alma al tomar la espada maldita Frostmourne llevándolo a transformarse en el Lich King.

Luego de la batalla final contra Archimonde, Jaina entabló relaciones con Thrall, el líder de la Horda con quien fundó un reino al que llamó Theramore, ubicado en unas islas cercanas a Durotar donde la capital de los Orcos Orgrimmar estaba ubicada. Por muchos años ambos trabajaron en conjunto y pacíficamente para resolver las diferencias entre Orcos y Humanos.

La paz en Kalimdor no duró mucho. Arthas, ahora Lich King, había despertado de su sueño y había puesto en marcha su plan de destrucción de Azeroth. Jaina juega un papel vital en la campaña de Northerend, buscando cualquier pretexto o excusa para creer que su amado Arthas todavía estaba luchando en el cuerpo del malvado Lich King e intentando obtener información sobre cómo redimirlo.

Una peligrosa misión de infiltración en las cámaras mas recónditas de Icecrown Citadel y un encuentro cara a cara con Arthas (junto a los espíritus encerrados dentro de la Frostmourne) confirmaron que no había vuelta atrás para su enamorado. Luego de la derrota del Lich King en manos de los campeones de la luz, Jaina volvió a una relativa paz en su isla de Theramore... Pero el Cataclismo traería consecuencias brutales para la maga.

Garrosh Hellscream se convirtió en líder de la Horda. El Orco, hambriento de guerra, no tuvo mejor idea que borrar Theramore del mapa usando una Bomba de Mana. En los días previos al ataque, Jaina se preparaba para la invasión. Así fue que conoció y se enamoro de Kalecgos, un poderoso dragón azul. Lamentablemente el desenlace de los sucesos de Theramore y la muerte de Rhonin, líder del Kirin Tor que sacrificó su vida para salvar a Jaina, la llevaron a un camino de venganza y violencia del cual le costaría mucho tiempo y esfuerzo volver.

Tides of War

Esta nueva Jaina tiene un gran protagonismo durante las campañas de guerra entre la Horda y la Alianza en Pandaria, haciendo apariciones como líder en el asedio a Lei-Shen, el Rey del Trueno y enfrentándose reiteradas veces con Lor'themar Theron, líder de los Blood Elf. Durante el asedio final en Orgrimmar y el juicio a Garrosh Hellscream, Jaina sugiere muchas veces al Rey Varian Wrynn, líder de la Alianza, terminar con la vida del Orco rápidamente.

Fue un testigo clave para la Alianza y explicó los eventos sucedidos en Theramore. Durante los días finales del juicio, Vol'Jin, actual Warchief de la horda luego del asedio en Orgrimmar, envió una carta a Jaina pidiendo disculpas por lo sucedido en Theramore y exponiendo su simpatía y entendimiento para con la maga.

Esto, de alguna manera, permitió a Jaina reflexionar sobre su postura. En el momento que Garrosh escapa hacia Draenor con la ayuda de Kairozdormu, un dragon de bronce manipulador del tiempo y el espacio, Jaina es herida mortalmente y traída de vuelta a la vida por los esfuerzos de Chi-Ji, uno de los espíritus ancestrales de Pandaria, y Anduin.

Chi-Ji le dice a Jaina que tome esta segunda oportunidad para hacer el bien, habiendo visto un futuro en el que ella se ve colmada por la ira y la venganza. Jaina hace las pases con Thrall y perdona a la Horda por los actos de Garrosh Hellscream.

Crímenes de Guerra

En la campaña de Draenor, Jaina colabora con Khadgar para capturar a Garona Halforcen. Por motivos que aun desconocemos, Jaina se retira de su liderazgo del Kirin'Tor y deja a Dalaran en manos de Khadgar y un concejo de seis magos, como fue siempre tradicionalmente.

Hay muchas historias más que mencionan a Jaina, pero hoy decidimos enfocarnos en sus relaciones. Primero les recomiendo leer War Crimes (Crímenes de Guerra) y Jaina Proudmoore: Tides of War (Mareas de Guerra) y que jueguen la campaña de los humanos del Warcraft III que tiene el grueso de la historia y relación entre Arthas y Jaina. Si juegan World of Warcraft, la raid y los dungeons asociados con Icecrown Citadel son una gran fuente de historia sobre Jaina, al igual que las quests de Pandaria desde el parche 5.1 hasta el final.

Espero que hayan disfrutado la primera entrega de Lore of Warcraft, yo soy Mokenuf y me despido hasta la próxima. Dejen un comentario abajo con el nombre o el tema que les gustaría que cubra en una próxima edición.

Lok'Tar Ogar!