¿Podrías disfrutar de vivir tus peores pesadillas en carne propia si se volvieran realidad?

Probablemente no. Pero el equipo de trabajo de Wannabe no piensa lo mismo, e hicieron un gran esfuerzo en demostrar que tienen razón. Este grupo nos trae por medio de Kickstarter una experiencia única, un nuevo juego llamado NOOZh cuyo objetivo principal es, justamente, situarnos frente a nuestras peores pesadillas y desafiarnos a lidiar con ellas.

Con una muy agradable estética pixelada, NOOZh nos demuestra que las apariencias engañan, presentándonos un juego de apariencia amigable, pero brindándonos una experiencia por demás aterradora.

Basado en las experiencias reales de la hija de uno de los desarrolladores, el juego nos sitúa en los pies de una niña que por las noches tiene pesadillas recurrentes y es perseguida por el NOOZh, y las formas en las que esto afecta a su vida diaria.

De este modo, el juego está dividido en dos secciones: El mundo real, donde la niña se encuentra en su habitación, y tiene la opción de realizar diversas actividades, o no realizar ninguna en absoluto. El jugador puede elegir si leer un libro en particular, comer algo, salir a la calle, jugar con su mascota, etc.
O puede directamente irse a dormir. En sí, la jugabilidad de esta sección es muy simple, y funciona como descanso y a modo de marco para encuadrar las “verdaderas” secciones jugables: Las pesadillas. Todas las actividades que el jugador haya realizado en el mundo real se verán traducidas de algún modo al mundo de los sueños.

Así, el juego cambia del formato de un point and click adventure durante las secciones diurnas, a un dungeon crawler con un gran énfasis en el storytelling en las secciones nocturnas. Estas dos secciones son dependientes una de la otra y están en continua influencia mutua.

En base a nuestras decisiones y las decisiones que se tomen estando despierto, el mundo cambiará mientras estemos dormidos. Las pesadillas serán distintas, la música y la ambientación será distinta, la disposición espacial será distinta, y probablemente nunca encontremos dos pesadillas similares. Sin embargo, un factor seguirá presente a lo largo de todas ellas: el NOOZh estará ahí. Programado con una Inteligencia Artificial bastante compleja, no sólo nosotros optaremos por estrategias para lidiar con él, él también optará por estrategias diversas para lidiar con nosotros. El jugador y su antítesis aprenderán y evolucionarán en paralelo. Todas nuestras decisiones tendrán consecuencias irreversibles, otorgándole al juego un gran valor de rejugabilidad.

Nuestro objetivo durante las secciones nocturnas no es únicamente sobrevivir, sino también proteger nuestra psiquis. Con unas mecánicas bastante sencillas, atravesaremos el mundo onírico en busca de llaves y completando puzzles para poder despertar evitando los traumas. Por supuesto que el NOOZh estará al acecho durante todo nuestro progreso.

Según el resumen en la página del Kickstarter, el final del juego será de exploración psicológica, de desarrollo y progreso en la relación entre hábitos, consumos culturales y sueños. Será responsabilidad de cada jugador descubrir qué esconde el final para él, en base a las decisiones que haya tomado durante su partida.

Con fuertes influencias estéticas de Hayao Miyazaki, este simpático y a la vez aterrador monstruo nos seguirá durante toda nuestra aventura. Los que se atrevan a llegar al final podrán disfrutar de esta experiencia única con un fortísimo énfasis en ambientación e historia.

No me considero la persona idónea para jugar de principio a fin un Survival Horror, pero una curiosidad morbosa me obliga a ver qué tiene guardado el NOOZh para mí.

Es hora de que averigüen qué tiene guardado para ustedes.