El lanzamiento del Street Fither V generó una buena dosis de expectativas entre los fanáticos y simpatizantes de la franquicia.

Como ya hemos visto, el SF-V prometía algunas novedades interesantes: peleas multiplataforma, servidores rápidos, jugabilidad retocada más orientada al juego estratégico y competitivo, modo historia, nuevos personajes, y la apuesta por los e-sports.

Coliseo tuvo la oportunidad de probar el SF-V, y te vamos a contar por qué es un juego entretenido y prometedor, pero aún incompleto.

alt

El juego está correctamente enfocado en el dinamismo de las peleas. Logra un excelente balance entre el ritmo tradicional del Street Fighter y las nuevas habilidades, gráficas y personajes. Los V-Skills (habilidades únicas de cada personaje) y los V-Triggers (buffs temporales únicos de cada personaje) le dan una dimensión extra al juego que complejiza la estrategia, más teniendo en cuenta que tiene una cadencia más pausada que su predecesor.

Al sacar los Ataques Foco y la defensa automática al retroceder, orienta el juego mucho más al ataque y balancea los personajes. A pesar de esto, sin embargo, los personajes ágiles y habilidosos siguen teniendo una ligera ventaja sobre los lentos pero poderosos.

Las peleas se mantienen rápidas y entretenidas; las animaciones fueron recortadas (particularmente, cuando se activan las habilidades especiales) y el efecto visual de los golpes exagerado, lo que da como resultado enfrentamientos más rítmicosy contundentes.

alt

Los nuevos personajes, por otra parte, son adiciones interesantes que ofrecen estrategias de juego alternativas. Mientras que F.A.N.G. puede llenar la pantalla de trampas y ataques a distancia, Necalli es una bestia incontrolable que conviene mantener alejada. Rashid es un personaje muy ágil, aunque sus mejores ataques funcionan a corta distancia; y Laura es un poco más poderosa pero sólo efectiva en el cuerpo a cuerpo.

La principal estrella sin dudas es la posibilidad de jugar on-line con cualquier otro jugador del mundo, ya tenga PC o Playstation. Se ofrece una variedad de modalidades: peleas rankeadas, que se pueden buscar pasivamente mientras se juega cualquier otro modo (y tras la pelea, se puede reanudar lo que estabas haciendo antes); o bien salas de pelea con reglas personalizadas. Dentro de las características elegibles, podemos pautar que se evite la selección de personaje y se juegue automáticamente con el que nosotros marcamos como nuestro favorito. Esto reduce considerablemente los tiempos de espera entre pelea y pelea y aumenta el dinamismo del juego.

En los días que he jugado al SF-V, debo admitir que no tengo ningún tipo de quejas con respecto a la conectividad y los servidores. Sólo tuve lag una única vez, y se puede encontrar adversarios con relativa facilidad.

El problema es, por ahora, que las peleas suelen ser un poco desparejas. El SF-V estuvo pensado para atraer a los jugadores profesionales más competitivos, y al mismo tiempo hacerlo interesante para nuevos jugadores. El resultado es un poco heterogéneo: a veces te toca pelear contra un zoquete que abusa del hadouken o que claramente está tocando todos los botones al mismo tiempo, y a veces te toca un contrincante que insólitamente es nivel 120 (¡a cinco días de lanzado el juego!) y te destruye porque la tiene clarísima.

alt El juego puede demostrar ser una fuente inagotable de diversión, si te lo tomás en serio o si te atrae la modalidad competitiva. Tiene un buen sistema de entrenamiento donde podés elegir las acciones del enemigo, como para practicar diferentes instancias de pelea según el momento, y descubrir qué habilidades son más efectivas para cada momento. Además, tenés un sector con estadísticas bastante completo, de particular utilidad para quienes buscan refinar su juego el máximo.

Si Campcom quiso hacer un juego atractivo tanto para los fanáticos o profesionales como para los aficionados y casuals, es inevitable notar que su mayor éxito lo logró con los primeros. Para los demás... Bueno, el juego no es malo. Las peleas son en general entretenidas, las gráficas atractivas, y la banda de sonido es excelente (para un juego de peleas). Y además, Capcom se aseguró de que el resultado del match dependa únicamente de la habilidad de los jugadores, lo que elimina la tradicional grieta entre los jugadores pagos y los gratuitos en los juegos on-line.

Pero, aún así, hay algunas falencias importantes. La principal, es la inverosímil ausencia del modo "Un jugador" contra la computadora. ¡No tiene modo arcade! ¡Insólito! Es decir que si no tenés internet o no querés jugar en línea, solamente podés jugar en los modos Historia y Supervivencia.

El modo Historia, que es otra de las grandes novedades del juego, deja bastante que desear: incluye por ahora apenas tres peleas por personaje, tan fáciles que son casi simbólicas, y toda la recompensa que obtenemos por superarlas es poder cambiar la paleta de colores de las vestimentas de los personajes. Por otro lado, lo que define al modo historia es un breve panel entre pelea y pelea en el que se explica el motivo de la contienda. Y, usualmente, se reduce a "¡Eh, tú! ¡Vamos a pelear!". Las ilustraciones que la acompañan son medio pelo como mucho y la actuación de voces de los personajes es espantosa.

alt El modo Supervivencia, por su parte, presenta una curva de dificultad demasiado "plana", y no es hasta la pelea Nº 20 que realmente se pone entretenido. El sistema incremental de bonus selectivo es, sin embargo, bastante interesante.

Otra cosa incomprensiblemente asutente es la posibilidad de ajustar los controles. Lo único que permite es alternar entre diferentes modelos de comandos, pero no se puede asignar los botones uno por uno, lo cual es particularmente frustrante para quienes juegan con teclado o ya se han acostumbrado a una configración personalizada.

Por último, el juego y sus modos están poco explicados. No hay información de qué efectos tienen los V-Triggers, y a veces es dificil deducir exactamente cómo podemos usarlos a nuestro favor. Lo mismo sucede con los modos de peleas, y especialmente con los match rankeados: no hay información al respecto y uno tiene que adivinar un poco cómo funciona todo. Pasar de jugar informalmente a un enfoque más competitivo depende únicamente de tu dedicación y tolerancia a la frustración, ya que el diseño mismo del juego no te lo facilita.

Sin duda, estas ausencias serán corregidas luego del feedback de los usuarios. Este es un lanzamiento adelantado e incompleto, y además de todo lo dicho tampoco se han inaugurado las compras in-game. El SF-V es, entonces, un juego a medias, que prometió mucho pero aún no lo ha pudo cumplir. Todo indicaría, sin embargo, que irán nutriendo y mejorando el juego con el correr del tiempo. De hecho, Capcom ya había anunciado que el juego será constantemente actualizado y de forma completamente gratuita, sin sacar nuevos títulos pagos con ligeras modificaciones.

Es por esto que, al día de hoy, el SF-V es una excelente opción para quienes sean fanáticos de la franquicia, aspiren al juego competitivo y profesional, o le tengan mucha fe a Capcom en que irán completando todo lo que le falta al juego.

Para los demás, aficionados a los juegos de pelea o jugadores casuales, recomendamos esperar antes de zambullirse en un juego prometedor pero incompleto.

alt