NdeE: En esta entrega de las opiniones de Oxa, vamos a ver como analiza sus experiencias, comparando las mismas con las noticias conocidas relacionadas.

Con el exuberante crecimiento de los eSports y su escena competitiva, diferentes problemáticas y polémicas surgen con respecto a la relación que existe entre "jugar" y "actividad laboral", y las garantías y regulaciones de la actividad. Por ello, en este articulo, humildemente me propongo echar un vistazo a las mismas.

La difícil relación entre juego y trabajo

Para empezar, vamos a trazar un paralelo con un rol que tenemos más incorporado en el imaginario colectivo: el jugador de fútbol profesional.

Si un jugador de fútbol profesional, se presenta espontáneamente a una cancha de fútbol con sus amigos, nos daremos cuenta fácilmente que está "jugando" al fútbol. Mientras que al verlo participar de un partido oficial en un estadio, si bien ese jugador esta "jugando", lo que verdaderamente esta haciendo es trabajando al fútbol. Vemos aquí la primera distinción importante: la condición que modifica la acción de jugar por la de trabajar es el motivo y el contexto. La primera actividad, es una actividad lúdica: espontanea, libre, arbitraria. La segunda actividad es ludiforme: si bien parece que el jugador está "jugando", está ejerciendo una actividad licita por la cual percibe un salario, no tiene espontaneidad, no es libre ni arbitraria.

Moviéndonos a los eSports, particularmente al League of Legends, el paralelismo es automático: cuando un jugador esta jugando solo, por acción de su voluntad, está jugando. Cuando lo hace por compromiso con un equipo o empresa, ese jugador está trabajando. Dentro de la polémica que envuelve a este tema, voy a hablar primero desde la experiencia; a jugadores y padres les cuesta internalizar la idea de LoL como una actividad ludiforme. Desde la optica de los jugadores, la dificultad se da por su edad media. Pensemos que la carrera en eSports se da desde los 16/17 y los 23 años, por lo que, generalmente, LoL es su primera experiencia laboral. Ademas de otorgar herramientas al jugador para progresar en su carrera, las casas deportivas y entrenadores, deben entonces formar a ese joven en las responsabilidades que exige un trabajo, y la convivencia en un grupo, donde se produce una interacción transversal entre personas con distintos objetivos personales, intereses y talentos. El aprendizaje de estas normas éticas, de responsabilidad y convivencia en un grupo de trabajo, acompañarán al jugador en otras experiencias laborales, sin importar el ámbito en el que se desarrollen.

Desde el punto de vista de los padres, es difícil comprender y respetar el horario y el espacio laboral. Supongamos un profesional Psicólogo que convive con su pareja e hijos y que tiene su consultorio privado en una habitación de su casa. Si los miembros de la casa arbitrariamente ingresaran al consultorio mientras el profesional está en sesión, seguramente perjudicaría la actividad laboral del profesional y su relación con el paciente. De vuelta, podemos apreciar que el trabajo en casa requiere de la conversación y coordinación a priori de normas de convivencia, donde la familia pueda respetar el horario y el lugar de trabajo del jugador para que este pueda ejercerlo en su máxima capacidad.

Salarios y Condiciones de Contratos: un problema mundial.

Los casos de injusticias, incumplimientos y litigios con respecto al tema contratos son increíblemente amplios. Por esto, me parece necesario citar casos relevantes: Team Ember, de confiable a las cenizas, Kori de MeetYourMakers, El caso del team HUMA.

Bien, propongo entonces que nos pongamos en contexto: Los eSports vienen en un ascenso vertiginoso en un área de mercado nueva e inexplorada. Ademas de eso, como habíamos hablado en el apartado anterior, la edad de los jugadores hace que una escasa cantidad de ellos tenga idea acerca de un proceso de firma de un contrato. Básicamente, el deseo del jugador de ser parte de la historia, le hace actuar en forma laxa acerca de las condiciones de contratación, y en el mundo real, hay mucha gente que se aprovecha de eso. Quiero destacar que no es el caso de todos los empresarios, porque la generalización de la opinión publica ha perjudicado a varios honestos pequeños empresarios que han visto sucumbir sus sueños por criticas injustas.
En el remolino gigante y desordenado que son los eSports en materia legal, es importante que los jugadores busquen apoyo en estas cuestiones con los padres y con un asesor legal. Aquí, algunos consejos básicos para evitar ser estafados, que nuevamente, no sólo se limitan a la industria de los eSports.

  • Consultar con un asesor legal.
  • Recordar que no todas las personas fisicas y/o juridicas son transparentes.
  • El poder de la palabra escrita es incomparable con los pactos hablados.
  • Asegurarse que los derechos y obligaciones de ambas partes estén redactados con claridad en el contrato.
  • Asegurarse de que la compensación y horarios de trabajo estén redactados y sean claros.
  • Asegurarse que las clausulas del contrato no produzcan "vacíos legales" incluyendo: final del contrato, la no participación de los partidos y la renovación del contrato.
  • No apresurarse a firmar hasta no estar completamente convencido de las condiciones del contrato.

Riot Games, las escuderías y los estados nacionales

En primera instancia, me resulta oportuno revisar la relación entre Riot y las casas deportivas. En términos rudimentarios, Riot Games es DUEÑO de todos lugares ocupados por los equipos competitivos de sus ligas principales, por lo que hace una CONCESIÓN de esos lugares a empresas (escuderías), que proveen mediante operaciones ordinarias, un equipo que OCUPA el lugar. Para garantizar el valor de esas plazas, Riot Games, propone un sistema de reglas acerca de como ganar y perder los lugares en esas ligas mayores mediante la competencia ordinaria (relegación, "circuito de leyendas" / "challenger series"). A su vez, exige a las escuderías el cumplimiento de una serie de normas y practicas, para participar en las competencias que incluyen: trato debido de sus jugadores, contratos para su personal, restricciones de sponsors para mantener el juego apto a toda la familia, etc. El incumplimiento de las mismas, lleva a que los equipos puedan perder su LUGAR en la competencia de forma extraordinaria. (Renegades/TDK, Team Impulse).

Sumado a los conflictos de intereses por incumplimientos, la globalización de este trabajo trajo consigo un área gris entre Riot games y "la ley de la tierra", es decir, el marco legal de los países que Riot Games elige para desarrollar sus competencias oficiales. Como toda empresa, las casas deportivas buscan las mejores condiciones para asegurar su lugar en las competencias más importantes, y acceder a los premios. La forma de hacerlo en un equipo, es lógicamente, consiguiendo los mejores recursos humanos (jugadores y staff) que estén a su alcance.

Es de publico conocimiento que los mejores jugadores son difícilmente de la misma nacionalidad, donde los Coreanos del Sur son los mas codiciados en el mercado de pases por su habilidad y predisposición. Lo que deja en evidencia un problema para las escuderías y los estados, ya que la incorporación de jugadores extranjeros los obliga a conseguir visas de trabajo en los paises de destino, cuestión que es super complicada porque en la mayoría de los países la actividad "jugador de videojuegos" es un completo vacío legal. Es así como LMQ logró en 2013, enviar un equipo de jugadores de nacionalidad China a competir por la "challenger series" para lograr un lugar en la NALCS. Cuando al año siguiente, Samsung Galaxy decidió hacer lo mismo en la región europea, sumado a los rumores de transferencias de otros jugadores Coreanos hacia NA, forzó a Riot a salir al cruce ante esto, en afán de lograr un mundial de LoL con exponentes de todos los países. Incluso hoy en día, "la ley de la tierra", ha forzado a intensificar esta medida por parte de Riot Games, a costa de la carrera del joven Rush.

Casos opuestos han ocurrido, donde el estado nacional es el que expulsa del país al jugador, en perjuicio del equipo como con Diamondprox en UOL, que finalmente termino así. Está claro, que hay mucho trabajo legal por hacer para poder acercar posiciones, y esperemos que se haga, porque este tema va mas allá de los eSports, y plantea un nuevo paradigma laboral globalizado.