En estos tiempos de transversalización de las narrativas, donde si una historia no tiene una película, una serie, una novela, una historieta, una app, un videojuego y hasta una obra de teatro no esiste, el lanzamiento del juego de Rick and Morty para Android e iOS no parecería pasar de otro producto berreta intentando capitalizar los fanáticos de la serie.

Pocket Mortys es eso, por supuesto; pero también más. Es dificil hacerse un lugarcito en el saturado mercado de los videojuegos para celulares y tablets, pero Adult Swim y el estudio Big Pixel se animan a intentarlo con un producto repetido y diferente a la vez.

En la mecánica, el juego es parecido a Pokémon. Bueno, en realidad, es Pokémon. Resulta que los Ricks de los multiversos están capturando Mortys de otras dimensiones para hacerlos batallar. Rick (el de acá) es acusado de iniciarlo, y por eso el Consejo de Ricks le quita su pistola que genera portales espaciotemporales. Para que se la devuelvan, debe derrotar a los 6 Consejeros en batallas de Mortys. Rick se embarca una aventura donde peleará utilizando su Morty y los que encuentre y capture en otras dimensiones (¡hay hasta 111 Mortys diferentes!), haciéndolos subir de nivel peleando contra otros entrenadores y combinándolos para que puedan evolucionar. Cada Morty tiene incluso un "tipo" particular, más fuerte o débil que los demás (en vez de agua, fuego y planta, piedra, papel y tijera).

alt

Lo interesante de esto es que es un juego oficial, de un estudio serio, y copia completamente la mecánica de otro juego legendario. Y hace de esta copia una parodia. Desde el título del juego (Pocket Mortys / Pocket Monsters), pasando por las gráficas y terminologías (como el MortyDeck) hasta alusiones directas. Cuando Rick llama a un Morty a batallar, en ocasiones exclamará ¡Go, Morty! y obtendrá un ¡Shut up, Rick! por toda respuesta. Este coqueteo entre la copia, la referencia y la parodia continúa la línea de la serie de dibujos animados, que juega constantemente con tópicos usuales de la Ciencia Ficción con referencias a los viejos y nuevos clásicos del género y que hace estética y narrativa de la modernidad líquida y del hipervínculo.

alt

Lo cierto es que una vez que se nos pasa al obnubilamiento inicial por la genialidad de hacer un juego de Pokémon con la temática Rick & Morty y ya le cazamos la vuelta, Pocket Mortys todavía tiene bastante para ofrecer. A diferencia de Pokémon, Rick entra a diversas dimensiones multiversales donde deberá obtener medallas batallando otros Ricks y capturando otros Mortys. Pero los mapas, entrenadores, items y Mortys de estas dimensiones son generados aleatoriamente (lo cual es observado por el mismo Rick, que abalará el trabajo de los diseñadores en una de las tantas líneas que rompen la cuarta pared, la que separa al espectador del realizador), lo que contribuye a mantener fresco el interés por el juego, ya que siempre hay algo nuevo que descubrir.

Además, el juego está balanceado de manera tal que conviene capturar Mortys y evolucionarlos por sobre entrenar los que ya se tiene, lo cual favorece una dinámica más exploratoria que el tradicional grinding, menos práctico en juegos orientados a dispositivos portátiles donde su uso puede ser menos intensivo. Y, de hecho, capturar nuevos Mortys es casi una adicción: con la libertad de pensar en infinitos multiversos, los diseñadores imaginaron 82 Mortys (que expandieron a 111 y que seguirán aumentando a medida que vayan actualizando el juego), con diversas variaciones, desde sencillas (como el Morty de remera azul, el Morty somnoliento o el Morty con bigotes) hasta más extremas y casi pesadillescas (como el Morty Cronenberg, el Morty Pizza con hongos o el MultiMorty). Es, en definitiva, llevar hasta las últimas consecuencias lo que vimos en el capítulo Close Rick-Counters of the Rick Kind de la primera temporada.

alt

Otro aspecto fundamental del juego son los diálogos. Como en la serie, las geniales interacciones entre Rick y Morty (ambos interpretados por Justin Roiland) le dan un toque distintivo y son graciosas aún la vigésima vez que las escuchás. Personalmente, a la vigesimoprimera me cansaron y ahora lo juego en mute, pero gustos son gustos.

Aquí es necesaria una distinción: Pocket Mortys está pensado para usuarios a partir de los 10 años, mientras que la serie original nació con una clasificación de +14 y terminó con TvMA (mayores a 17 años). En esta transposición se perdió la crudeza característica del lenguaje de Rick y, por supuesto, se evitaron escenas o gráficas escabrosas. Pero tampoco roza la inocencia infantil de Pokémon, así que es tolerable.

Pocket Mortys tiene, además, una característica clave que lo separa de los otros juegos para plataformas portables, especialmente de aquellos que están basados en películas o series: es totalmente gratuito, desde su instalación hasta su jugabilidad. Está la opción de comprar unos tickets que nos otorgan Mortys evolucionados e items, pero esos mismos tickets los obtenemos gratuitamente luego de derrotar a cada Consejero Rick. No es necesario gastar un peso para recorrer el juego en su plenitud, ni hay una sola publicidad. Casi sentimos que nos estamos aprovechando de Adult Swim. Con énfasis en el casi.

En definitiva, Pocket Mortys es un juego muy fiel al espíritu de la serie, pero no falla en construirse como un producto bien cerrado en sí mismo. Si te gusta Rick and Morty, dale una ojeada. Si te gusta Pokémon, bajátelo y viciá.