En una segunda parte del festejo de la salida de Whispers of the Old Gods, les traemos una nota plagadita de Lore de la mano de Mokenuf nuestro experton en World of Warcraft y Blizzard en gral; todo esto comentado y acompañado por algunas notas de nuestro director y especialista local en Lovecraft, Bufón.

Los Old-Gods son criaturas cósmicas, oscuras, antiguas y malignas que habitan el universo de Warcraft; fueron creados por los Void Lords para ser sus agentes del mal y tienen como único objetivo corromper y sembrar la desesperación. Estos horrores se encuentran esparcidos por todas partes y son enemigos mortales de los Titanes. Generalmente llegan a un planeta con terrible fuerza como si fueran un meteoro y se incrustan en el mismo, esparciendo sus tentáculos, maldad y raíces hasta el núcleo. Ahí buscan encontrar el alma de un Titán y corromperlo para crear un nuevo agente del mal.

Dentro de la cosmogonía lovecraftiana no tenemos titanes, ni señores del vacío (void lords), pero tenemos a Yog-Sothoth, que el la entidad-puerta por la que los antiguos entraron-nacieron en nuestra realidad.

Old Gods

Los Old-gods, siempre acompañados de temibles ejércitos, son estrategas y manipuladores excelentes; en cada planeta que visitan esclavizando a su voluntad a los habitantes nativos, siempre encuentran seguidores y dementes que los veneran como a deidades. En Azeroth hay un culto llamado Twilight's Hammer que tiene como objetivo revivirlos; sus fieles, tuercen y mutan en su horrible imagen a cualquiera que se cruce en su camino, creando ejércitos infinitos de soldados que llevan su voluntad. Viven en templos y ciudadelas oscuras que sus súbditos crean para ellos y comandan y pelean contra sus propios hermanos (y con los defensores del planeta) por el dominio total.

El paralelismo entre las diferentes órdenes y adoradores, con el universo de Lovecraft, lo encontramos entre los profundos, retorcidas criaturas íctico-antropomórficas, y la órden esotérica de Dagón, humanos retorcidos por los sueños oscuros de los antiguos.

Deep OneUn profundo

En Azeroth conocemos a cuatro, C'Thun, Yogg-Saron, Y'shaarj y N'Zoth, cada uno responsable de calamidades y eventos de gran importancia. C'Thun (pronunciado "Kuh-THOON"), dios de la locura y el caos, esclavizó a los Qiraji y creó a su imagen a los Aqir, subyugó a los elementales de Aire y devastó Silithus en una guerra contra los Night Elves. Fue encerrado en su propio templo: Ahn'Qiraj del que resurgió para ser vencido nuevamente. Un Old-God nunca puede morir definitivamente, cuando son vencidos, vuelven a dormir, y se repite el ciclo.

Los antiguos lovecraftianos son inmortales, muchos de ellos son sólo ideas, o la personificación de una idea, lo que los vuelve más temibles, la mayoría duermen hasta ser despertados o invocados por sus súbditos (o algún estudiante de las artes oscuras un poco perdido) desatando caos y destrucción o locura, o simplemente, llevándose a quienes son testigos de su majestuosidad. Los antiguos lovecraftianos, en muchos casos, simplemente un concepto encarnado por siglos de creencias.

Yogg-Saron (pronunciado "yog-suh-RAWN"), también conocido como el dios de la muerte, está encerrado en la prisión de Ulduar, una fortaleza creada por los Titanes para contenerlo en el gélido continente de Northerend. Él es responsable de la Curse of Flesh, una maldición que hizo que todas las creaciones y constructos que los Titanes dejaron en la tierra perdieran sus propiedades y se convirtieran en las razas débiles de carne y hueso que hoy conocemos. Además de esto, Yogg-Saron fue responsable de corromper Andrassil, uno de los World Tree, lo que obligó a los Night Elf a talarlo; creando un portal al Emerld Dream que Yogg-Saron usó para plantar la semilla que luego crearía la Emerald Nightmare. Yogg-Saron intentó escapar de su prisión en Ulduar corrompiendo a los guardianes que los Titanes habían dejado. Afortunadamente los héroes de Azeroth pudieron derrotarlo durante la campaña en Northerend.

En este caso, más allá de la relación de Yogg-Saron con los mitos, voy a tomar el emerald dream, Lovecraft creó las Dreamlands que son ese lugar del cual Yog-Sothoth viene, es la puerta y conoce la puerta... sí, las 3 cosas, es un lugar encantador y también es un lugar terrible porque tiene acceso a todos los reinos y por lo tanto al lugar donde todos los antiguos descansan, residen o esperan.

Y'shaarj (pronunciado "YAH-Sha-Raj") quien residía en lo que hoy conocemos como Pandaria es el único que murió realmente. En la antigüedad comandaba los ejércitos de insectos llamados Klaxxi como un dios y su imperio se extendía por todas partes. Un Titán guerrero venció a Y'shaarj a costa de su propia vida. Al ser arrancado de Azeroth se creó una herida en el planeta y las energías cósmicas del Titán que habita su núcleo empezaron a emanar; con el tiempo ese lugar sería conocido como la Well of Eternity y sería el lugar de nacimiento de los Night Elf. Con su último aliento, el Old-God creó manifestaciones de los sentimientos negativos Ira, Desesperación, Duda, Miedo, Odio, Orgullo y Violencia, conocidos como los Sha. Durante la campaña en Pandaria el violento Garrosh Hellscream recuperó el corazón de Y'Shaarj y consumió su poder para intentar destruir a todo aquel que se opusiera a su visión del mundo; eventualmente él, los Sha y los Klaxxi fueron derrotados por los héroes de Azeroth.

Las conexiones entre la tierra y las dreamlands (y los planos cercanos) son varias y sus formas son igualmente variadas, en Innsmouth los profundos, estirpe de Dagón, mantienen contacto con distintos planos, sacrificando almas no sólo para Dagón, sino para casi todos los dioses antiguos, Dagón mismo, una "deidad" menor fue despertado y tras recibir una herida mortal, volvió a las profundidades del mar, donde duerme, cohexistiendo en esta y en otra realidad, afectando al mundo con sus energías como la Wheel of eternity influye en Azeroth.

Emerald Dream El último Old-God es N'Zoth, el corruptor (pronunciado "nuh-ZAH-th"). Poco se sabe de los orígenes de este aberrante, pero conocemos su influencia maligna y el avance continuo de sus planes. Responsable de la corrupción que transformó a Neltharion, guardián de la tierra, en Deathwing, aspecto de la muerte, se cree que este Old-God reside en el fondo del mar en una ciudad conocida como Ny'alotha y que además, cuando la Queen Azshara y sus Highborne se hundieron en el mar al final de la War of the Ancients escucharon los susurros de N'Zoth prometiéndoles una escapatoria; es así como se presume que fueron creados los Naga. Mucho no sabemos, lo que sí es seguro es que N'Zoth será un enemigo formidable.

La realidad es que si de ciudades perdidas en las profundidades hablamos, a Lovecraft le sobran... tal vez atlantis? tal vez habla de la isla undida (que existe también en el espacio) de R'lyeh? lo que sí, estas criaturas nacidas en las profundidades, en el universo lovecraftiano serían profundos.

Oscuros, temibles, corruptos, misteriosos. Hay muchos adjetivos para calificar a un Old-God, pero si hay algo que queda claro es que son una de las fuerzas de la oscuridad más importantes y poderosas que existen, personalmente, son mis villanos favoritos del universo de World of Warcraft (y calro Hearthstone). Espero en el futuro descubrir más sobre estos misteriosos seres y sus maestros, los Void-Lords.

Lok'Tar Ogar!

Ia! Ia! Cthulhu Ftang!