Seamos sinceros: si seguís nuestra página, te gustan las cosas sobre las que solemos hablar o simplemente sos un ser humano es muy probable que en los últimos... Diez o quince años, hayas ido a ver una película de Superheroes.

Es inevitable y, de un tiempo a esta parte, pieza vital dentro de la nueva lógica de los esquemas de negocios de las grandes productoras, que hacen que cada dos meses haya en cartelera alguna pelicula basada en las andanzas de algún supertipo (y ni hablar de las películas basadas en comics que NO son de superheroes). Es una simple cuestión Matemática.

Dos películas del estudio Marvel por Año. Al menos una de DC Time Warner. Alguna de Sony y alguna otra de estudios independientes (pienso en las películas como Kick Ass o Defensor). Y Por supuesto dos de los estudios Fox; propietarios de la franquicia de los X Men y de la novedosa y renovada que nos ocupa: Deadpool.

Pero antes un poco de historia (como siempre): nacido durante una época mágica que los comiqueros conocemos como "Los 90", años por demás enquilombados sobre los cuales se apoyarían ciertos aciertos (Y algunos errores) que eclosionarian en la primer década de este milenio, Deadpool sale de la afiebrada mente y los no menos afiebrados lápices de Rob Liefeld (no lo digan tres veces enfrente de un espejo... No digan que no se los advertí)

Quien, por suerte, con la ayuda del guionista Argentino Fabián Nicieza, combinó las características de sus dos personajes favoritos, la pseudo inmortalidad regenerativa de Wolverine y la imposibilidad de cerrar la boca de Spiderman (sin mencionar los aportes de otro personaje, pero este de la vereda de enfrente; el imparable Deathstroke) para crear a este personaje que pasaríamos a conocer como "The Merc with a Mouth" o "El mercenario Bocazas" como le dirán su lectores en castellano (Cosa que no deberías hacer).

Ganándose de a poco el favor del publico, (entre apariciones en series como New Mutants y Cable; así como miniseries propias) ; nos enteramos que, presa de un cáncer terminal, el soldado Wade Wilson (que es su nombre, por si no lo sabían) hace un trato con una rama del programa Weapon X para poder adquirir una cura.

Así; Sujeto a vejaciones y torturas destinadas a activar su poder mutante bajo las ordenes del Dr Killbrew y su secuaz Ajax, Wilson finalmente recibe un poder de regeneración superior al del mismo Wolverine, con la contraparte de quedar desfigurado irremediablemente.

Mención aparte merecerá el Volumen 1 de sus aventuras, escrito por Joe Kelly y dibujado por Scott Mc Daniels quienes serian los encargados de limar al personaje dandole ese origen (el mas canonico, pero de ninguna manera el unico, pues, cual el Joker en The Killing Joke, Deadpool puede cambiar de origen "segun quien lo escriba en ese momento") hasta dejarlo como lo podemos ver en la película, la cual; detalles mas, detalles menos, cuenta lo que ya hemos dicho...

Con un pequeño agregado, convertirla en una historia de amor. Lo cual no es un detalle menor. Ya veremos porque.

Construida en base a dos grandes escenas (Set Pieces) de acción; la película habrá de construirse a través de dos líneas temporales; la primera que se da en nuestro presente y que trata de la persecución de Ajax por parte de nuestro héroe y la segunda, que veremos a través de Flashbacks y que contará su idilio con la prostituta Vanessa y posterior transformación en esa monstruosidad llamada Deadpool.

Toda esta segunda historia (que es el apoyo de la primera, el contexto) estará narrado mediante un Voice Over que, como herramienta, se diferencia de la de los policiales clásicos y películas como Sunset Boulevard por una sencilla característica; además de hablarnos a nosotros, espectadores y/o lectores Deadpool es plenamente consciente de que es un personaje.

Así, replicando una característica que también tiene su contraparte historietil; Deadpool suele embarcarse en monólogos o soliloquios que nos tienen como interlocutores privilegiados al "Romper la cuarta pared", como se dice en el medio.

Para muestra basta un botón, y por sino fuera suficiente la escena de los créditos, uno de los primeros parlamentos de nuestro héroe es "Adivinen a quien tuve que chupar las bolas para tener mi película? Bueno. No puedo decirlo pero rima con Schmolverine" Humor meta (textual) que presupone que estamos allí escuchandolo.

Por lo demás, la película da exactamente lo que pretenderíamos de la misma, humor guarro, buenas escenas de acción, humor guarro, buena caracterización, humor guarro, toneladas de referencias a la cultura pop y humor guarro... Y es con esto que juzgo que la película de Deadpool puede significar un quiebre en cuanto al la óptica sobre como vemos o entendemos las películas de Superheroes. Y esta óptica estará basada en una teoría que llamaremos "Expansión Macrogenerica".

En parte un fenómeno esperable si, como hemos dicho mas arriba, las películas de Superheroes copan todas las pantallas, es lógico que, con el tiempo y la acumulación de obras, estas dejen de ser un nicho único que abarque películas que repiten hasta el hartazgo una estructura, unos temas y hasta unos personajes que parecen calcados el uno del otro.

Dicho de otro modo. El "genero de superheroes" se ha transformado en una suerte de coctelera gigante que, si bien nos da los bloques básicos de la construcción (tipos en mallas diremos) no se detienen ahí.

Películas de Heist. Estudio de personaje. Historia de amor. Thriller. Comedia guarra. Todos se guarecerán bajo este paraguas que es el macrogenero superheroico pero las diferencias serán evidentes para cualquiera que mire con atención. No es casual la que Deadpool diga que esta es una película de amor.

El amor, o el melodrama mejor dicho, como macrogenero siempre se encuentra metiendo la cola. Dicho de otro modo, nadie catalogaría a Fast and Furious Como una peli de amor, y sin embargo ahí están las relaciones de Toretto y Leti para darle carga sentimental al asunto. Algo parecido ha permitido este Boom de películas de superheroes sin que casi nos diéramos cuenta.

Ya sea que calculemos su comienzo con Blade o, mas seguramente con el universo cinematográfico de Marvel con los X men y la pieza fundacional Iron Man, lo mas seguro es que pocos adivinaran como el mote de "peli de superheroes" iba a sobrepasar sus propias trabas para constituirse en el piso desde el cual definir películas que tienen construcciones y filiaciones muy diferentes a las que esperábamos.

Hasta ahora no lo habíamos visto puesto que los ratings y la misma publicidad hacen que mezclemos todo en la misma bolsa. Pero ya se empiezan a estirar los limites de la definición cuando hablamos de películas como Ant Man, film mas cercano al Heist de Ocean´s Eleven que a Avengers, o Guardians of The Galaxy mas cerca de Star Wars que de Capitán América, la plasticidad del genero, que ya se ha transformado, es evidente, en un macrogenero.

Esto terminara de eclosionar con Deadpool; quien, fiel a su estilo, habra de irrumpir a las puteadas y con una calificación impensada para el publico infantil con el cual se las puede relacionar, siendo la primer película (si dejamos de lado a Blade y Watchmen) clase R en generar no solo un Hype incontrolado sino destruyendo las taquillas mundialmente (que es lo único que los ejecutivos efectivamente entienden) en su camino.

Extraño es que; juvenil, tanto en su humor como en su desparpajo; Deadpool pueda convertirse en la bisagra adulta (de tematica, se entiende) de las películas de Superheroes que le sobrevendrán.

¿Cuanto tiempo deberemos esperar para una adaptación de TDKR (Una fabula crepuscular), Marvels (Una reflexión sobre el propio genero y su historiografia) o incluso Miracleman (Una reflexión filosofica sobre la naturaleza misma del Superheroe)? Solo el tiempo lo dirá, pero siempre nos sacara una sonrisa el hecho de que todo esto sea posible gracias a Deadpool y sus chistes sobre penes