Después de dos años seguidos de haber “ganado” la E3, la expectativa por la conferencia de Sony era altísima. Ese mismo día a la mañana, Microsoft había presentado sus novedades y hasta se había dado el lujo de anunciar consola nueva y sentenciar el fin de las generaciones. ¿Estaría Sony a la altura? ¿Haría un anuncio oficial, o al menos alguna noticia de la llamada PS NEO?

La primera señal de que esta no iba a ser una conferencia tradicional fue la sobriedad del escenario en comparación al de Microsoft. La presencia de una orquesta en la fosa tocando en vivo aportó el toque de color. La bajada de línea este año parece haber sido “que los juegos hablen por sí solos”, porque la presencia de ejecutivos almidonados en el escenario fue mínima. Con un bombardeo constante de trailers y algún descansito hablado en el medio, Sony optó por no jugar el juego que Microsoft le presentó, evitó toda mención de la Neo y se concentró exclusivamente en los juegos.

God of Dad

El primer golpe fue con God of War, un reboot de la serie homónima donde Kratos, después de cargarse al panteón griego entero, decide llevar su campaña genocida a la mitología nórdica. Hasta aquí nada fuera de lo común, pero ahora Kratos no solo tiene más barba y está un poco más calmado, sino que también tiene un hijo al que deberemos ir educando a lo largo del juego.

Me quiero detener un segundo sobre esto porque, si bien no es algo nuevo, noto que últimamente hay una tendencia a poner como protagonistas o compañeros a la descendencia de muchos personajes que nos acompañan hace años. Así como los desarrolladores mismos fueron creciendo como personas y los juegos fueron tocando temáticas más maduras, muchos de ellos se encuentran hoy en día siendo padres de hijos adolescentes o pre-adolescentes y queriendo volcar esa experiencia en sus juegos. Un pase de antorcha virtual, digamos, ya que estos personajes en muchos casos ya llevan una o más décadas protagonizando sus propios juegos. A pesar de que no son personas reales sometidas al paso inevitable del tiempo (lo que permite que un personaje sea un anciano en un juego y luego un joven en una secuela), aun así los desarrolladores eligen envejecer a sus personajes y hacerlos crecer como personas. Sospecho que veremos poco sexo gratuito en este nuevo GoW.

Days Gone de Sony Bend (Syphon Filter, los Uncharted de PS Vita) nos pone en el rol de un motoquero guerrero del camino en un mundo post-apocalíptico, añorando un pasado que ya no existe. Aunque este tipo de setting está tan gastado, hay un atisbo de esperanza de que Days Gone traiga algo novedoso a la mesa y logre distinguirse del pelotón del fin del mundo.

The Last Guardian todavía existe, y tiene fecha de salida: 25 de Octubre de 2016. Después de nueve años de desarrollo (con migración de plataforma y un sinfín de controversias incluidas) estoy muy emocionado de finalmente poder jugarlo y, a la vez, templando mis expectativas. Conociendo el pedigree de Fumito Ueda y equipo, imagino un juego muy impactante en lo emocional y visual pero muy desactualizado en cuanto a mecánicas y gameplay. Queda a discreción de cada uno si esto es algo malo o bueno, pero siento que el hype acumulado luego de nueve años puede jugarle muy en contra.

Luego, Guerrilla Games presentó una demo jugable de Horizon: Zero Dawn, otro juego de nombre ultra-críptico que no significa nada, otro juego en el post-apocalipsis. Hago una salvedad porque al menos en este universo la humanidad ya trascendió la anarquía post-fin del mundo y re-evolucionó a la etapa de las primeras asociaciones tribales (y esta vez el apocalipsis parece ser provocado por las máquinas y no por zombies o enfermedades).

Detroit: Escapando del Uncanny Valley con lo justo.

La nueva fantasía animada de David Cage y asociados tiene nombre: Detroit Become Human. Siguiendo la línea de sus anteriores creaciones (Heavy Rain y Beyond: Two Souls), Detroit es una aventura Neo-Noir donde cada decisión que el jugador tome afectará el curso de la historia. En este trailer, vemos una situación de rehenes en la que Connor, un androide, negocia con otro androide descarriado para salvar la vida de una persona. El trailer mismo se encarga de mostrarte algunas de las posibles permutaciones de la historia, dejando en claro que cada acción tiene sus consecuencias. Personalmente jugué Heavy Rain y me salteé Beyond, y aunque sé que la mera mención de Quantic Dream puede inducir el vómito involuntario en algunas personas, aprecio muchísimo que se hagan este tipo de juegos. Como mínimo, tu primera vez jugándolo va a ser inolvidable ya que lo que más ama esta gente es ponerte en situaciones dificilísimas y obligarte a tomar una decisión. Muy pocos juegos pueden lograr sacudirte emocionalmente como los juegos de Quantic Dream.

El segmento obligatorio dedicado a Playstation VR arrancó con un enigmático trailer reminiscente al abortado P.T. que resultó ser el anuncio de Resident Evil 7, la nueva entrega de la saga, esta vez con un giro radical: será en primera persona y jugable en VR. Este cambio representa un volantazo radical para una franquicia en crisis: después de 6 entregas, multitudes de spin-offs y un marcado vuelco hacia la acción y el sinsentido en los últimos juegos, Capcom decidió volver a las bases y quitarle todo el peso muerto que le fue agregado para regresar al terror puro. El remate llegó con el anuncio de que al término de la conferencia los suscriptores de PS Plus podrían bajar una demo del juego.

RESIDENT EVIL... SEVENNNNN.

Después de esta demostración, Shawn Layden confirmó la salida de Playstation VR para el 13 de Octubre, a un precio de 399 dolares en Estados Unidos. Por estas latitudes seguramente estaremos pagando el doble o más, por el famoso impuesto al sudaca. Una seguidilla de trailers presentó algunas de las experiencias en desarrollo para PSVR, incluyendo: Farpoint, Here They Lie, Batman: Arkham VR, una misión especialmente pensada para VR de Star Wars Battlefront donde pilotearemos un X Wing, y una francamente decepcionante demo VR de Final Fantasy XV que transforma el juego en una embolante galería de tiro con fanservice incluido.

Acá es donde debo admitir que la táctica “que los juegos hablen por sí solos” me jugó una malísima pasada, ya que lo que creí que era algún tipo de simulador de combate de naves espaciales en VR terminó siendo un demo de Call of Duty Infinite Warfare. Mi nivel de emoción fue bajando a medida que me daba cuenta de que esos gráficos seguramente no sean posibles en PSVR (al menos por ahora), pero cuando el personaje sale de su jet para empezar a tirotearse con El Enemigo mi hype traspasó el piso. De todas maneras, no puedo dejar de destacar que aunque la parte jugosa de cualquier CoD es el multiplayer, siempre le pegan una campaña digna de Michael Bay.

A continuación, Shawn Layden volvió al escenario para tirar otro crowd pleaser: Crash Bandicoot vuelve a Playstation, con versiones remasterizadas de los juegos clásicos de PS1 para PS4, aunque su primera aparición post vuelta a casa será en el próximo Skylanders. Si bien algo ya se veía venir después de la aparición de Crash en cierto juego de PS4 que no mencionaré para evitar spoilers (aunque podés hacer click acá si ya sabés de lo que hablo o no te importa spoilearte), toda esta situación con Crash (la mascota no oficial de la PS1, desarrollado por Naughty Dog y publicado por Universal Interactive Studios, ahora parte de Activision) me hizo acordar al quilombo legal entre Sony y Marvel con los derechos cinemáticos de Spider-Man, aunque sin tanta controversia. Lo veo como una movida simbólica, ya que a pesar de que en su momento el primer Crash fue revolucionario en todo sentido (piensen que ni siquiera había salido Mario 64) hoy en día están un poquito vetustos (aunque la idea de poder volver a jugar Crash 3 me emocionó mas de lo que debería).

El hijo pródigo regresa.

A pesar de todos los anuncios de peso que hizo Sony, ninguno resonó en el universo como la aparición on stage de El Puto Amo del Universo, Hideo Kojima. El público enloqueció (y seguro muchos de los que miraban en casa también) al ver a uno de los desarrolladores más queridos de la industria. No es ningún secreto que Kojima venía trabajando con Sony en algo nuevo; después de su muy publicitado despido de Konami (manejado de la peor forma posible por parte de la empresa, que hoy día se dedica activamente a enemistarse con sus fans, periodistas y youtubers), Kojima formó un nuevo estudio (nuevamente llamado Kojima Productions; nombre ganador no se toca) y fue enseguida contactado por Sony para trabajar en un proyecto nuevo. Tanto es así que Hideo Kojima se embarcó con Mark Cerny (arquitecto de la PS4 y colaborador de larga data de Sony) en un tour de 10 dias alrededor del mundo por todos los estudios first party de Sony, poniéndose al día con la tech y el know-how que estos estudios poseen sobre la PS4.

Lo que nadie esperaba era que Kojima no solo presentara el nombre de su nuevo juego, Death Stranding, sino que además tuviera bajo el brazo un trailer corriendo en tiempo real en PS4, protagonizado por Norman Reedus (con quien Kojima tenía intenciones de colaborar hace tiempo). Hay mucho, muchísimo para interpretar en este trailer, pero eso tomaría otro artículo entero. Lo importante es que finalmente Kojima se liberó del yugo opresor de Konami, y por lo que dejó ver en este trailer no le han puesto freno a su creatividad y su locura.

Ya sobre el final de la conferencia, Insomniac presentó su próximo juego exclusivo para PS4, Spider-man (aún sin nombre definitivo). Con un traje rediseñado y toda Nueva York por recorrer en el aire, definitivamente es un juego al que hay que ponerle el ojo. Lamentablemente creo que el impacto de este anuncio fue mucho menor del que podría haber sido, ya que lo mandaron justo después de Kojima y cuando la audiencia todavía estaba recuperándose de la trompada de amor que acababa de recibir.

El cierre fue con una demo en vivo de Days Gone que, si bien se ve como un juego con potencial, fue un poco decepcionante teniendo en cuenta el calibre de algunos anuncios previos. El hecho de hacer una conferencia tan al grano, sin tanta cháchara entre trailers, hizo que la duración del evento apenas pase la hora. Acostumbrados a eventos de hora y media, se sintió como que faltaron anuncios. Aun así, fue una conferencia muy fuerte en cuanto a juegos y presentaciones, y aunque no le llegue ni a los talones al hat trick de 2015 (FF VII remake, Shenmue 3 y la reaparición con vida de The Last Guardian) creo que deja en claro que este “nuevo” Sony (que pagó caro el precio de su hubris en los primeros años de la PS3) realmente ama lo que hace. Personalidades como Shu Yoshida, Adam Boyes y Gio Corsi y su voluntad de jugársela por juegos que escapan a los géneros convencionales han hecho muchísimo bien a la empresa y también a los que somos usuarios de Playstation. Ojalá mantengan el rumbo en 2017, porque el barco PS4 marcha a toda velocidad.

Post data: No quiero terminar este artículo sin antes mencionar algunos juegos que no fueron parte de la conferencia de Sony, pero que aun así son parte del portfolio de la empresa para 2016-17. Persona 5, desarrollado por Atlus y exclusivo para Playstation 3 y 4, sale en Febrero de 2017. Gravity Rush 2 es la continuación del hit de PS Vita y dirigido por un grosso como Keiichiro Toyama (director de Silent Hill 1 y Siren) y tiene fecha de salida a confirmar pero en 2016. Finalmente, Yakuza Zero, novena entrega de la saga Yakuza (y de los mejores juegos que ha desarrollado Sega en años) llegará a Occidente en los primeros meses de 2017.