Llegó el Street Fighter V, con todo el poder de la ilustración, tuve la suerte de probarlo apenas lanzado, en el último tiempo busco una buena historia en los juegos que juego, así que me fui directo al modo historia, con el teclado listo (sí, juego en pc).

Lo primero, un tutorial que me presentaba no sólo los controles (qué seteo HORRIBLE que tienen) sino que además, me presentó el principio de la historia, Ryu y Ken siendo amigos y queriendo cagarse a piñas, porque darse besos sólo reforzaría la idea de que la gente que consume anabólicos y pasa todo el día en el gimnasio es medio bala.

Ryu

Gráficamente, me encantaron los colores, las paletas, tanto de los fondos como de los personajes, están super laburados... la estética en general está muy trabajada, los personajes, maravillosos personajes que me hicieron acordar al SF2, al Marvel vs. Capcom, todos esos juegos que yo consumía en los locales. Los personajes están hechos con proporciones heroicas, manos grandes, cabezas un poco pequeñas y mucha musculatura, como los personajes de Warhammer o de Simon Bisley... los colores y la estética de cada personaje muy cuidados, aunque Max no piense lo mismo.

Chun-Li

El modo hisotria me presentó 3 o 4 peleas con cada personaje, para aprender a usarlo para jugar luego en pvp (cosa que difícilmente haga), en teoría con el dinero que vamos juntando en la campaña, podremos comprar nuevos personajes, que agregan a la historia, porque ahí, hay escondida un pequeña joyita, cada historia es independiente e incumbe a un sólo al personaje que estás jugando, PERO, y este es un pero bastante grande, con pequeños cambios, en la historia de un personaje nos vamos a encontrar a otro, en la de Ken a Birdie, y en la de Birdie a su vez la misma situación, pero de otra perspectiva, y en algunos casos, entendemos que la pelea se dio, pero en la nueva historia no jugamos esa pelea, lo que nos permite ver rápidamente a todos los personajes y la desenvoltura que tienen entre ellos, mientras de a poco vamos viendo la historia que envuelve a todo el juego, y que viene de entregas anteriores.

M. Bison

Al ser protagonistas múltiples, aunque varios compartan una meta en común, cada uno tiene su propio objetivo, algunos de los personajes ya están realizados y sólo se preocupan por sus camaradas; lo que muestra otra vez que todo está relacionado y todo tiene que ver con todo.

La jugabilidad no está mal, el juego se deja disfrutar, pero la verdad, me quedé mucho más enganchado de las cinemáticas y el ¡drama!, incluso de los bailarines del fondo, que de las peleas... Lo importante de las peleas, para mi, fue ver las critical art y sus animaciones.

Pensando en los últimos juegos de combate, lo único que me viene a lamente para "comparar" es el Mortal Kombat X, donde encontré un nivel de arte para la violencia superdesarrollado, pero un cuidado a los personajes un poco pobre, mucho detalle en todos los personajes y a la hora de combatir, con los efectos 3D y hasta en los fondos, también en 3D, pero todo acompañado de unas paletas (bastante) planas y un movimiento blurreado que me dejó con un mal sabor de boca, sentí que todos los personajes eran, mal que mal, lo mismo, algo así como el efecto de transformación y los combates con vueltas carnero de las últimas películas de Transformers, ¡Michael Bay I'm watching you!.

Also, el Street Fighter V jueguenlo en japonés, las voces en inglés son un poco flojas.