De un tiempo a esta parte, Warner/DC Comics no sabe que hacer con sus películas.
Esto que acabo de decir es, a esta altura, mas un hecho que una opinión; teniendo en cuenta que la última de las películas de este estudio que tenía algo parecido a una unidad argumental estable (siendo generoso) ya está envejeciendo en el Box Set de la trilogía Nolan (The Dark Knight Rises, por si cabía alguna duda), las dos películas Consiguientes (Man of Steel y Batman VS Superman: Dawn of algo) se pierden en una seguidilla de hoyos Argumentales, personajes que generan cero empatía y, mas grave aún, elecciones de tono y "pacing" (Ritmo) por lo menos discutibles, que provocan ya no solo la ira del fan acérrimo sino el resquemor del espectador no asiduo, que a la hora de sopesar esto, terminara eligiendo una película de Michael Bay que, con todos sus errores a cuesta, por lo menos no erra en el tono de sus metrajes (la seriedad en el mundo de Bay fue dinamitada hace tiempo ya; junto con sus escrúpulos y, probablemente su alma).

Podemos echarle (Y ya se ha hecho) parte de la culpa de esto al éxito del Batman de Nolan que "Bajo" al personaje del Parteon de los superhéroes a una suerte de realidad que reconocemos como nuestra, pero en verdad no lo es, y solo se trata de un juego de manos bien perpetrado por el director que nos dio un Quiróptero que funciona mas como un parapolicia en Crack que como un superheroe; y se hace evidente desde el momento en que su mejor película (The Dark Knight, ¿Cabe alguna duda?) es una reescritura de la gran "Heat" de Michael Mann.

El problema, claro esta, es que ese tratamiento no puede darse con todos los personajes del universo DC sin que, de algún modo, atentemos contra su naturaleza. Dicho de otro modo, no podemos "Bajar" (esta vez mas literalmente que nunca) a Superman sin perder algo en el camino. Símbolo de la eterna esperanza y héroe inspiracional por excelencia; no esta mal crear un Superman que cuestione algunos aspectos de su propia existencia, que dude, que se sienta abrumado; mientras no olvidemos que detrás de esa S gigantesca esta el (paradójicamente) mas humano de los héroes y que su verdadero poder, visto con la óptica adecuada, no son la fuerza, ni el vuelo, ni nada de eso sino su enorme esperanza y confianza para con el genero humano. No es de extrañar entonces que su mayor enemigo (Lex Luthor) sea un cínico que ve lo peor de las personas pues, como suele suceder, es un espejo distorsionado del héroe.

Postulado de este modo, no es extraño que Warner ande a los tumbos tratando de encontrar el acorde ideal para construir su universo cinematográfico.
Digamos que, cuando en el mismo mundo existen dos personajes que exigen enfoques tan contrapuestos como Batman y Superman, no debe de ser fácil encontrar un punto de equilibrio.
A ese respecto; Suicide Squad era la película perfecta para poner todas las cartas sobre la mesa y "anclar", equilibrar el tono de las películas por venir.
Lamentablemente, y como suele suceder, la película se queda a mitad de camino.
Veamos porque.

Nacido como concepto en 1950 bajo las alas creativas de Robert Caningher y Ross Andru, pero llevado a la fama a mediados de la década de los '80 por el guionista Jon Ostrander, el Task Force X o Suicide Squad era la progresión lógica de lo que podríamos llamar "la evolución Superheroica" (aunque hablemos de Supervillanos) puesto que, si nos habíamos pasando buena parte del centeno viendo como los "Brillantes chicos en mallas" se ocupaban de las amenazas comiqueriles, ahora era tiempo de los villanos de llevar la Batuta.

Asi, reclutados por la operativa del gobierno Amanda "The Wall" Waller, ya sea coercionandolos o prometiendoles una rebaja en sus sentencias, villanos de distinta índole y capacidades terminaran llevando a cabo misiones para el gobierno de los USA. La verdadera brillantez y novedad del cómic conducido por Ostrander esta en trazar un paralelo entre las acciones del Squad y la política de los estados unidos "Puertas para afuera" donde, al igual que la CIA y sus operaciones de Bandera negra, esta célula de villanos terminara invilucrandose, de una manera u otra, en la escena geopolítica mundial, llevando a cabo acciones de espionaje, desestabilizando gobiernos no amigables y otras lindezas a las cuales ya nos hemos acostumbrado.

Tomando (lamentablemente) como punto de partida solo la idea de reclutar villanos para utilizarlos en misiones a lo Dirty Dozen es que nos adentramos en el metraje de la película que nos ocupa y que, cual niños de primaria, dividiremos en Introducción, nudo y descenlace, puntualizando los errores del enfoque presentado en la película.

Para ello nos ayudaremos de su contraparte (y decididamente "Inspiración") del otro lado de la línea editorial, la maravillosa Guardians of The Galaxy del MCU, que demuestra que podemos copiar un éxito pero rara vez el rayo ha de caer dos veces en el mismo lugar (Lo cual, por supuesto, es mentira, los rayos caen hasta siete veces en el mismo lugar... Posta).

Pero ya, suficiente preámbulo, pasemos a lo que nos ocupa.
Esquizofrénico pero -a pesar de ello- lo mas disfrutable de la peli, el inicio de la misma nos trae la presentación de Amanda Waller (compuesta por una Viola Davis que parece ser capaz de masticar acero en uno de los pocos aciertos del film) y el Squad propiamente dicho. O, mas adecuadamente propuesto "Deadshot, Harley y sus amigos", debido al tiempo de metraje que estos dos personajes les "comen" a los otros en su presentación en sociedad.

De este modo, podríamos decir que el problema de Will Smith en este rol (y no, no voy a entrar en la controversia ridícula de su raza) es precisamente... Will Smith, cuyo Star Power (No confundir con uno de los poderes de Mario Bros) hace que la película lo presente no una, ni dos, sino tres veces desperdiciando tiempo de pantalla que seria bien usado en dejarnos saber un poco mas de otros personajes, que al aparecer parecen gritar "Hola vengo a ser carne de cañón" con una backstory de apenas unos minutos.

Por supuesto que en el rol espectadores, entendemos la necesidad de protagonistas, lideres, claros dentro de un grupo y de que podemos entenderlos a ellos y sus motivaciones desde el principio. Pero, si tomamos como ejemplo a los ya mencionados Guardianes de la galaxia veremos que no hace falta presentar a Star Lord tres veces.

En segundo lugar; tendremos la presentación de una favorita de los Fans desde la época de la serie animada de Batman (¿Se acuerdan?), la Ultra Hypeada Harley Quinn, quien no solo ocupará una cantidad inusitada de tiempo de pantalla planteando la semilla de un subplot que recorrerá el nudo de la película, sino que será victima (y no digo esto a la ligera) de una caracterización que debería hacer levantar la voz de cualquier espectador con alguna clase de sensibilidad de genero al proponrse como un personaje super objetivado hasta el límite del paroxismo o la explotation.

Desde su presentación en adelante no habrá toma que no este en servicio de mostrarnos lo hermosa (por ser educado) que es Margott Robbie y lo desnuda que podemos ponerla y aun asi obtener la etiqueta de Apta para mayores de 13 Años. No ayudara el hecho de que, de los personajes femeninos que quedan; uno este representado como una Stripper en la noche de lucha de barro y la otra tenga menos tiempo de pantalla que Noob Saibot.

Mucho menos ayudara a su caso el retrato de la misma que iremos construyendo a lo largo de los Flashbacks que cuentan su relación con el Joker y que fallan en mas de un sentido: en primer lugar fallan en presentar a la Doctora Quinzel (el alter ego de Harley) como algo mas que una mujer obnubilada y obsesionada con su objeto de análisis, casi como una quinceañera con su primer "Crush" dejando de lado que, al menos en los Comics, Harley es una consumada manipuladora (habilidad que le valió sus sesiones a solas con el payaso en primer lugar) con su propia agenda que llevar a cabo.

En segundo lugar tendremos el hecho de que su transformación en la villana que conocemos estará en manos de un hombre y del abandono de su voluntad al mismo (¿Morirías por mi? ¿Vivirías por mi?) mientras que la Harley que conocemos es, o debería ser, un ejercicio de reinvension enteramente personal (comenzando por la elección de su clásico traje, que tiene cameo en la película), enteramente llevado a cabo por su propia voluntad.

Lo que nos lleva al tercero de los errores de caracterización que se nos presentara en el modo en como se juega la relación entre ella y su amado Puddin que, propuesto como lo hace la película, parece simplemente un romance entre dos psicópatas (hay algo de Bonnie y Clyde por ahí) despojandolo de la carga de abuso y desdén que tenía la relación original, lo cual lo retransforma en una suerte de "Cuento de hadas" desquiciado que tiene como colofón la "Visión" final que la Encantadora le hace ver a Harley.

Habrá de ser este plot del Joker en la búsqueda de su media naranja (completamente innecesario, estirado y que atenta contra el ritmo narrativo por otra parte) el que nos lleve a los errores de la película a la hora de construir el nudo de la misma.

En primer lugar, y mas allá de tener un conflicto convulso y excesivamente complicado, los principales errores del núcleo argumental de la peli serán tanto formales como temáticos.
El primer error formal lo encontraremos en la construcción de las escenas de acción (Set pieces) que suponen la "Carne" del metraje. Aburridas, predecibles y poco inspiradas, las escenas de acción deberían de ser lo ultimo que debe fallar en una PELÍCULA de acción y sin embargo lo hacen sin siquiera llegar a la conmoción inentendible de las películas de Michael Bay (y ni hablar de directores que dirigen bien esta clase de pasajes como Neil Blonkhamp o Paul Greengras), las escenas de "tiros" de la peli fallan en mostrarnos como este batiburrillo de personajes actúa en equipo; apoyandose los unos en los otros como unidad y utlizando las habilidades propias de cada uno de un modo que tengan sentido.

Lo que nos lleva a el segundo de los errores (y evidentemente el peor) de los que hace gala nuestra película y que tiene que ver con la construcción de las relaciones interpersonales de los personajes. Así, salvo algunos intercambios entre Deadshot y Harley, no sentimos que haya una conexión entre los personajes, ni entre ellos ni (Peor aun) con nosotros como espectadores: lo que hace que nuestra empatía para con los mismos no termine de cerrar. Al contrario de lo que sucedía en en Guardiantes... donde, por mínima que fuese, todos los personajes poseían una interacción entre ellos que hacían que comprar la evolución de "Extraños unidos por la conveniencia" a "Amigos" o mismo "Familia" fuera mas sencillo, Suicide Squad se queda corta a la hora de generar empatía o siquiera interés en lo que les pase a sus personajes.

Lo que nos lleva al descenlace de la película, o mas exactamente al punto de la película donde nuestros "Héroes" deben decidir entre servir a sus propios y egoístas deseos o sacrificarse para luchar por el bien de un colectivo; escena que precipita el final de la historia, esta parte de la película que podremos identificar en la reunión en el bar de los miembros del Escuadrón en donde, finalmente, decidirán salvar al mundo; falla en todas sus notas, pues lo que debería de ser un momento de autodescubrimiento inspiracional (Pucha, ¿No estaremos siendo mas héroes que otra cosa?) queda tapado por cierta actitud de "Fuck It" que hace que si a ellos no les importe demasiado (¿o acaso tenes algo mejor que hacer?) porque habríamos nosotros de dar mas importancia a su elección.

De este modo, y una vez mas, volviendo a la modelica contraparte de Marvel, cuando comparamos esta escena con la escena de Quill convenciendo al resto de sus camaradas en luchar por el bien común, la carga emotiva se queda corta por no haber generado esa empatía de la que antes hablábamos al punto de que el sacrificio (Si, hay un sacrificio. No se lo veían venir?) de una persona (con Backstory y todo) pierda ante el sacrificio de lo que esencialmente es un quebracho parlante.

Asi, para terminar y volver un poco sobre lo ya dicho; se hacen mas que obvias las falencias del Squad dejando para el final las que tal vez sean las mas importantes de las mismas, pues allí donde Man of Steel y Bats VS Supes contaban sus mayores yerros, Suicide Squad no hace mas que confirmar nuestras sospechas de que en Warner, en primer lugar; no entienden la escencia lúdica del concepto en si, no divertirse con su propia pelicula, al punto de que, aun advertidos, Vuelven a fallar en Pacing (las escenas de acción, que ya caracterizamos como poco imaginativas) y en tono (el romance malsano de Harley, la backstory ultra oscura de El Diablo) como si no supieran en donde suavizar los bordes ásperos de la narrativa en si y en donde acelerar a fondo con sus elecciones.

De este modo, y aunque mas no sea con animo de hacer un poco de reflexión contrafactica: podríamos plantear una Suicide Squad que sirviera como mapa para las siguientes películas de DC, con solo unos pequeños cambios, a Saber: Mantener la seriedad en el plot (como en las películas del Capitán América desde The Winter Soldier a esta parte) pero preocupandonos de no descuidar el humor en la caracterización de sus protagonistas.

Asi, podríamos tener una película mas pequeña en escala; como una película de espías (Una vez mas, el tono de las Peliculas del Capitán America) que no solo le diera mas protagonismo a la gran Amanda Waller sino que al mismo tiempo se permitiera no solo cuestionar la moralidad de los personajes sino, mas importante, la de los actos que son llevados a cabo por los mismos. Mientras, ademas de concentrarnos en mejorar las escenas de acción (vital), reducimos el Cast para lograr mejores y mas evidentes relaciones entre ellos con un tono que no tenga que ahogarse en lo oscuro y lo sombrío que Nolan nos dejo de legado y Snyder hundió en el lodo del aburrimiento.

Ah. la Banda Sonora de la película es muy buena, conviviendo clasicos del Rock, con Rap y algo de electronica...

Sin embargo, una vez mas, Guardianes de la galaxia lo hizo mejor.