Es difícil escribir sobre una serie que es tan demoledora como United States of Tara, pero también creo que a cualquiera que la mire, le va a llegar con alguno de los aspectos que toca. De la mano de Steven Spielberg como productor ejecutivo, esta serie tuvo tres temporadas, estrenándose en el 2008. Y qué temporadas, papá…

Es emocionalmente intensa, manteniendo un poco de humor. Cuenta la realidad de una familia donde la madre, Tara, sufre Transtorno Disociativo y cómo es que, a través de los años, su matrimonio, sus hijos, y su familia extendida se ve afectada.

El Transtorno Disociativo o Transtorno de Personalidades Múltiples significa que Tara no es sólo Tara, una artista de mediana edad, sino que también es Buck, un ex combatiente de Vietnam, Alice, un ama de casa de los 50 y Tee, una adolescente rebelde de 15 años, entre otros. Estas personalidades alternativas ocupan su cuerpo en distintos momentos y Tara generalmente no es consciente de lo que hace durante ese tiempo.

Después de años de medicarse con antipsicóticos, Tara y su psiquiatra deciden dejar los fármacos y eso hace que resurjan todas sus personalidades que habían estado reprimidas; ese es el conflicto de la primera temporada, pero a medida que avanzamos en los capítulos nos vamos a dar cuenta que todo es más complejo de lo que creíamos.

Tara, con la ayuda de su esposo Max, va a indagar en los orígenes de su enfermedad, buscando las respuestas que nunca nadie le dio. Pasamos por etapas de calma y turbulencia, descubrimos nuevas personalidades y destapamos secretos. Y hacia el final de la serie nos encontremos con su lado más oscuro, uno que todos tenemos escondido dentro nuestro.

La Familia

El resto de la familia también avanza y tienen profundidad como personajes, lo que los hace interesantes y redondean la serie. Kate, la hija mayor, pasa por diferentes períodos de descubrimiento personal hasta que finalmente encuentra su camino. Marshall, su hermano más chico, es un caso distinto, porque tiende a tomar mucha responsabilidad en la enfermedad de su madre y luego eso se torna en resentimiento. Charmaine, la hermana de Tara, si bien siempre va a ser una egoísta en el fondo, tiene un lado distinto que logramos conocer y con el que podemos simpatizar. Finalmente Max es un personaje neutro, ama a Tara con todo su corazón y hace todo por ayudarla. Tiene claros límites, pero al mismo tiempo es incondicional.

En definitiva, United States of Tara muestra una actuación espectacular de la mano de Toni Collette que nos va a ir llevando de a poquito hasta lugares que quizás no queríamos ver de nosotros mismos, y nuestras propias voces del subconsciente.

Vea bajo su propio riesgo, promete lágrimas amargas, que valen la pena. Porque vamos a estar bien, si aprendemos a disfrutar el viaje.