Asi que ahí estas.

Te acabas de dar un baño tranquilizador después de un arduo día de trabajo. Una cerveza o un buen vinillo te esperan en la mesa junto un delicioso salteado de carne y vegetales (porque los verdaderos hombres de este tiempo saben cocinar según parece).

Ya leíste (por supuesto) la ultima nota publicada de Coliseo, maravillandote de las capacidades escriturales y literarias de la redacción (de nada) y ahora si. Estas listo para prender la compu o el televisor (¿Los milenials todavía miran el televisor? No se, contesten en los comentarios) y mirarte una buena serie porque te lo mereces.
De repente, el horror, la desesperación, la angustia y, recordando que no sos hincha de Racing solo puede haber una razón para ello; te quedaste sin buenas series para ver.

En efecto, llegaste a ese espacio de tiempo donde las "Series Tanque" se han esfumado dejando "ganchos" de distinto tamaño e índole. Serán de este tipo todas las de superheroes; Flash, Arrow, etc, junto con la reina del cebamiebto infinito a futuro que conocemos como Game of Thrones (a la que encima esta vez no podemos adelantar con el libro correspondiente).

Del mismo modo; Otras series han terminado del todo, como Mad Men, Person of Interest o Gravity Falls (¡¡¡Buahh!!!) y, ya sea que te guste o no; vas a tener que acostumbraste a no poder volver al extraño pueblito de Oregon, ver si a Don Draper por fin se le cae el pito de tanto gastarlo o disfrutar de la ausencia de rango en Jim Caviziel.

Y si bien es cierto que algunas series laureadas el año pasado vuelven para ver si pueden sostenerse una temporada mas (o varias con suerte) como Mr. Robot o Vikings, y que además podes confiar en la programación profusa y pletórica de los canales mas excéntricos como Netflix o Starzs para volver por los pagos de la China de Marco Polo, entrmezclarte en la versión sórdida de un superuniverso con la oscura Powers o sencillamente esperar con un poncho impermeable los excesos hemofílicos de Ash VS Evil Dead; lo cierto es que también es una oportunidad de darle chances a series nuevas que no llevan mas de cinco o seis capítulos en el aire.

Es asi como salido de mi mente afiebrada les voy a proponer tres series, tres, para que prueban y vuelvan si les gusto aunque mas no sea un poco.

Outcast

Probablemente la que mas publicidad haya recibido de las tres recomendaciones, a cuenta del pedigrí de su creador y productor principal; el inextingible Robert Kirkman, cráneo detrás del éxito mas improbable de las series de un tiempo a esta parte (The walking Dead, obviamente).

Outcast nos cuenta la historia de Kyle Barnes, un nombre marcado profundamente por dos cosas; en primer lugar, el ser criado por una solitaria madre que periódicamente era poseída por un demonio (con todo lo que esto conlleva) y en segundo lugar, el haber recibido de algún modo (se aceptan hipótesis en la sección de comentarios) la habilidad de exorcizar a aquellos que también están poseídos y que, extrañamente, sienten un dolor inexplicable ante su mero toque. Armado con esta habilidad y la ayuda del Padre Anderson (Philip Glenister; probablemente el mejor personaje de la serie) Kyle tendrá que pelear contra los oscuras fuerzas que, de a poco, solapada y soterradamente (Como vemos en la genial presentación) parecen estar apoderandose del pueblo donde vive.

Con una cinematografía muy cercena a los de su serie Hermana; con esos colores que parecen salidos de una paleta entre azulada y grisacea, siempre con un poco menos de luz del que hace falta (lo cual en este caso es aprovechado para representar visualmente la pelea entre la "Luz y la oscuridad") y un sentido del ritmo que en principio parece un poco obtruso y moroso caracterizado por la construcción de climas y diálogos que producen tensión mas que miedo u horror en si; la serie demuestra que no tiene miedo de pasar de primera a quinta sin los cambios intermedios cuando la narrativa lo requiere haciendo que estas "explosiones" se vuelvan mucho mas poderosas que el susto constante y barato.

Autocontenida dentro de los limites del pueblo (lo que beneficia la interacción y cruces entre los personajes) y con un conjunto de personajes de secundarios bien definidos, la serie se beneficia de varias novedades que la hacen original e interesante: En primer lugar propia del material mismo, la idea (genial) de que un exorcismo no solo es una pelea en el terreno espiritual sino que también se da e un plano físico. Ademas de los inciensos, los rezos y el agua bendita mojando todo, los exorcismos de Outcast se caracterizan por tener que agarrarse a los trompazos con la víctima; lo cual nos lleva a demenciales escenas como la de Kyle golpeando a un niño de no mas de diez año para poder expulsar al demonio invasor.

En segundo lugar; una novedad inédita en el Kirkmanverse; al parecer esta es la primer serie que el viejo Robert escribe con un final en mente, al contrario que sus otros dos grandes creaciones (The Walking Dead, Invincible) de las cuales ha dicho que podría "Escribirlas para siempre". Asi que si te gustan las películas sobre posesiones y exorcismos, el modo en como las series de Kirkman pasan a la pantalla, o simplemente te da curiosidad como es esto de sacar un demonio "A los trompazos", dale un Changüí a Outcast.

Preacher

Con menos publicidad que la anterior; pero con los puntos a favor que supone estar basada en un cómic que ya ha pasado a la historia como "lectura Obligatoria" para quien guste de la buena historieta, sumado a que los productores generales no son otros que Seth Rogen y Evan Goldberg (Superbad, Pineapple Express), fumones de primer grado y Geeks confesos; tenemos esta adaptación del cómic homónimo creado por un duo de Bastardos que ya hemos mencionado alguna vez: Garth Ennis y steve Dillon (Quienes permanecen involucrados en el proyecto como asesores).

Con esas aclaraciones ya dadas; Preacher es la Historia de Jeese Custer (Dominic Cooper), predicador fracasado de un requemado pueblo del sur profundo de los USA (con todo lo que esto implica: Rednecks, dominios feudales y personajes casi salidos de los Dukes of Hazzard) que, de la nada, es elegido por una entidad Divina llamada Génesis para habitarlo y obsequiarle "La Voz", suerte de superpoder que le otorga a su portador la capacidad de ordenar a quien sea cualquier acto que se le ocurra sin posibilidad de desobediencia. Sumado a este poder, la vida de Jeese se vera afectada por la aparición de nuevas y extrañas amistades (algunas literalmente caidas del cielo), viejos amores (que llegan con viejos rencores a cuesta), un pasado que pretende olvidar y los ángeles mas extraños en la historia de la ficción; todos con su propia agenda en lo que concierne al predicador y su nuevo amiguito.

Con esta premisa (en escencia, la misma que el cómic) Rogen y Goldberg construyen una suerte de versión paralela del Preacher en la cual, a pesar de conservar bastantes cosas de las páginas de la historieta, otras se encuentran cambiadas o ligeramente excéntricas lo cual, excepto para los puristas de la adaptación coma por coma, ayuda a que la experiencia del visitando se sienta mas original aun con tomos del cómic encima. Tal vez el cambio mas importante (o el mas interesante) tenga que ver con la personalidad del protagonista la cual (a mi parecer) contrae en míseros seis episodios dimensiones mas interesantes que las de su contraparte en el cómic y nos presenta a un héroe a escasos pasos de ser otra cosa, en mi opinion, mas interesante todavía. El otro cambio importante con respecto a la serie en papel, sea el que rechaza el formato de Road Movie por algo mas comprimido, mas concentrado entre los limites del pueblo y, mas aun, entre los limites de la iglesia de Jeese.
Lo que si Rogen y Goldberg parecen de acuerdo en conservar es el tono general del cómic.

Asi, abundarán los Diálogos marca Ennis en donde la trivialidad de lo propuesto muchas veces hace referencia a algo mas grande e importante; las situaciones bizarras en las cuales los personajes se ven envueltos y que van desde construir una Bazooka con latas Maíz, morir sepultado en un hueco séptico y básicamente casi toda escena que involucre al vampiro Cassidy; para terminar con esa marca de humor negro Azabache (porque solo negro no alcanzaba) que chorreaba el cómic y que la serie se esfuerza en mantener (se sabe, los censores nunca hubiesen permitido un Preacher igual al de los Comics sin un infarto de por medio).

Si te gusto el cómic, si crees que podría ser de otra manera o si queres reirte un rato de cosas que probablemente no deberías: Mirate Preacher, vale la pena.

Braindead

Sin el pine que poseen las otras dos series (por tratarse, conjuntamente, de series y ademas Comics mas o menos conocidos, garantizando una audiencia respetable al menos en un principio) pero poseedora de prestigio televisivo al ser el "Brainchild" de Tom y Regina King, creadores de (la sobrevalorada, si me preguntan) "The Good Wife", esta serie nos presenta a Laurel Healey (Mary Elizabeth Winstead), hija un poco díscola de una de las familias de la realeza Demócrata estadounidense quien se ve obligada a trabajar unos meses con su hermano Luke, senador demócrata quien tiene en sus manos un problema mayúsculo; en este caso, el cierre del gobierno entero de USA por una serie de disputas con sus contrapartes republicanas.

Como si esto fuera poco (y no lo seria si estuviésemos viendo House of cards), una creciente invasión de insectos alienigenas se esta apoderando de las mentes de los gobernantes y de la gente del área de Washington DC haciendo que sus personalidades enteras cambian de la noche a la mañana. Asi, entre cerebros que explotan, flirteos con la persona equivocada y ambos bandos (liberales y conservadores) escalando en violencia, nuestra heroína deberá de valerse de lo que sea (o quienes sean) para evitar que todos tengamos "You may think i'm Foolish" como ringtone...Ah, y salvar al mundo ya que estamos.

En lo que respecta a la serie hay dos cosas a tener en cuenta de modo positivo al acercarnos a la misma:
En primer lugar, como se las arregla para poner en juego (reactualizandolos modernamente) las narratologias conspiranoicas que conocemos desde "The invasión of The body Snatchers" hasta esta parte. Con los insectos introduciendose a través del oído en sus víctimas y el cacho de cerebro escurriendose a través del mismo, para, ya al otro día, tener a otra persona completamente distinta en su lugar; mezclandose con la genealogía del Zombie, o al menos alguna serie de características de los mismos; con aquellos infectados perdiendo el balance constantemente y comportandose fanáticamente al punto del paroxismo.

Asi, el segundo de los puntos a favor estará en el cast de los personajes; con secundarios memorables y bien definidos (Como Luke, Gustav Triplett y Red Wheatus) que tienen como mascaron de proa a la propia Winstead a la cual, seamos sinceros, le compramos todo. La serie nunca nos plantea el problema de creer que estamos viendo a un quebracho haciendo de persona. Sin embargo, ahí esta el problema de la serie. Nuestra actriz es tan buena cambiando de expresiones, de actitudes y de tonos al fin; que la serie parece no apoyarse en ningún genero en particular lo cual hace que, casi siempre nos estemos preguntando si es una serie de terror, una comedia, una metáfora de locura de la política moderna (aunque esto se cae un poco de maduro) o simplemente un Mash Up que no termina de cuajar.

No ayuda a esta lectura el hecho de que cualquier reviente debe de estar mínimamente versado en los términos y palabrejas que definen la política de USA (Caucus, Constituyentes, el Whip ya sea republicano o demócrata, y asi y asi) para mas o menos poder seguir los plots que se refieren a los pasillos de la Casa Blanca. quizas un poco floja de papeles, esta sea la serie menos fácil de vender; pero, si ayuda, el progreso de los capitulos parecen estar preparando el terreno para algo potencialmente espectacular.

Mientras tanto, Mirate dos o tres de los capítulos que hay y después me hablas. Su no te gusto, al menos viste como 90 minutos de Ramona Flowers/Mary Elizabeth Winstead, y eso siempre garpa.