Hace un tiempo que sigo los shows de Stand-up que suben a Netflix, así lo conocí a Aziz, debo decir que no vi Parks and Recreation, y debo decir que me pareció, sino un gran cómico, por lo menos un maestro del escenario, y un genial narrador.

Voy a hacer un pequeño análisis, a mi manera, de su forma de trabajar, en todos sus espectáculos, pero principalmente en Buried Alive.

Es un artista que golpea duro, sus espectáculos arrancan con él minimizándose, tal vez se humille un poco con algún bit; es un buen aperitivo, nos deja listos para lo que se viene, listos para la sorpresa.

Pop Culture ¡BAM! en la cara, Ikea, Reality TV, artistas contemporáneos, la vida en las grandes urbes.
Todo de forma políticamente correcta... un rato, después te da duro en la nuca con el matrimonio igualitario, con las costumbres culturales más raras, con críticas a la sociedad en gral.

Y así, en este vaivén de críticas y referencias culturales, llega el amor, Aziz va y viene sobre el tema del amor, lo toca tangencialmente hasta que, de repente, nos encontramos sumergidos en el tema, sin darnos cuenta nos está dando una lectura sobre el amor en los tiempos modernos. Claramente, el amor, es un tema que le da mucho para pensar, para decir y que estudió, como nos contó Lucas.

También nos asusta, insulta, nos desequilibra, le habla al público, nos habla directamente, nos hace aplaudir si estamos acompañados, si somos una minoría, si somos del exterior, y nos usa, nos relaciona con su material, sus monólogos, como uno de sus bits, van de Times New Roman a Windings, con una escala, breve en Comic Sans, te envuelve, con su humor, su manera de pensar, te hace pensar que todo está bien, su voz te amaca, y cuando estás completamente subido en el tema, se va por la tangente, te grita en la cara, insulta, critica.

Domina el escenario muy tranquilamente, apenas se mueve, pero cuando nos acostumbramos a ese ritmo, al ir y venir descansado y a su tono casi monótono, de las frases que usa, nos sacude, nos golpea con una expresión, una comparación o simplemente gritando.

Aziz

Tal vez no es el artista más completo, pero sin lugar a dudas es uno de los más carismáticos y de los más estudiosos, cada uno de sus bits está finamente preparado, ajustado, incluso cuando se tienta a el mismo o se sorprende ante la reacción del público, nos deja ver que aunque parezca que no todo está preparado, el siempre tiene una red de emergencia.

Mi recomendación, desentierren a Aziz Ansari, exploren sus trabajos y déjense llevar por su ritmo.

Los dejo con una suerte de revival de un ejercicio que hace en algunos de sus shows. No se pierdan sus expresiones.