El primer borrador de esta nota fue escrito inmediatamente después de ver el último capítulo de Master of None, a continuación SPOILERS, están advertidos.

Amé los últimos dos minutos de Master of None. En realidad y para ser más preciso amé toda la temporada, la amé fuerte. Y como esta no va a ser una reseña ni nada parecido empiezo por el final, del cual tengo una imagen muy reciente. De ahí iremos construyendo hacia el resto de la serie, a ver si podemos sacar algunas conclusiones.

Así que en los últimos dos minutos de la serie Dev compra un pasaje de avión, hace la valija y aparece en un aeropuerto, arriba del avión descubrimos que no está viajando a acompañar a Rachel a Tokyo sino a Italia a estudiar cocina. ¿Por qué estaba tan convencido yo de que el protagonista de esta historia iba a seguir a su pareja a la otra punta del mundo sin preocuparse de nada más? ¿Por qué no se me cruzó por la cabeza que tuviera un sueño propio para perseguir? Y acá hay un par de cosas para tener en cuenta.

La primera cuestión es mi propia percepción, la serie hace méritos para ponerte en los zapatos de su protagonista a cada momento. Y yo, sintiéndome Dev, había tomado mi propia decisión, acompañar a Rachel, mudarme a Tokyo para apoyar a un ser querido en la persecución de sus sueños, incluso aunque la relación con ese ser querido esté bastante lejos de ser perfecta, o saludable. ¿Qué dice esto de mí mismo? ¿Qué dice de todos los que, como yo, tomaron una decisión similar? Y para finalizar, ¿qué dice de una comedia de 10 capítulos el hecho de que me haga reflexionar sobre mis prioridades en la vida? Que esa comedia de diez capítulos es realmente una joya.

Rachel + Arnold + Dev

Después me puse a pensar en ¿qué partes la serie, y no ya mi propia mente, estaban sugiriéndome que el destino de Dev era Tokyo? La conversación con Benjamin fue una bastante convincente pero hay una treta aún más artera en la última escena. En el avión junto a nuestro protagonista hay dos personas que se podría asumir son japoneses, así que japoneses yendo a Japón, tiene sentido. Pensando en la efectividad de esta trampa es cuando noté lo que antes no había visto, una de la temática más significativas a lo largo de esta temporada es la de los prejuicios. Hay un capítulo con reflexiones sobre el prejuicio a la gente mayor, otro sobre prejuzgar a tus propios padres, un increíble capítulo sobre hindúes en la televisión y un capítulo con perspectiva de género que es un placer de bien hecho que está. Incluso obviando esto, la serie toma la diversidad como un tema muy serio. Así que ver a dos personas presumiblemente de origen japonés en un avión saliendo desde New York me hace asumir que es un viaje a Japón. Mal yo, ese es el prejuicio hablando, la mala representatividad tan común en la televisión que nos acostumbra a este tipo de asunciones.

Si ya estás dándote cuenta de que esta serie viene preparándote para este final desde el minuto 1, esperá que faltan cosas. La relojería de Aziz Ansari y compañía está realmente muy cuidada, cada engranaje funciona a la perfección. El último capítulo también tiene una escena en la que Dev lee el famoso fragmento de la higuera en La Campana de Cristal de Sylvia Plath. Y tal vez este momento resulte un poco demasiado obvio, pero es un necesario costo narrativo1 para dar por terminada la búsqueda de consejo de nuestro protagonista. A lo largo de la serie Dev busca consejo de sus amigos, compañeros y familiares constantemente, casi todos los capítulos tienen una o más escenas en las que esto sucede y el capítulo final no es para nada una excepción.
Sylvia Plath La búsqueda recae en Arnold, en su padre, en Benjamin, pero al final es el consejo obtenido en un pequeño fragmento de un libro lo que lo impulsa a la acción. Creo que uno de los puntos principales de todo esto es demostrar cuánta fuerza puede tener este tipo de ficción semi-autobiográfica, este fragmento de La Campana de Cristal tiene un impacto en el protagonista, similar al que la última escena de la serie espera tener sobre el espectador. Y en mi caso, al menos, definitivamente funciona.

  1. Creditos a Agrimbau por el concepto de costo drámatico, se lo estoy usando sin ningún respeto*