"...Hay tres clases de falsificación. La falsificación horizontal, la descendente y la ascendente. Por falsificación horizontal entendemos la multiplicación pura del objeto original, sin añadidos ni supresiones. Falsificación descendente es la que se realiza -por lo general- con fines de lucro. Aquí los objetos falsos son peores que el original: vidrios tallados como diamantes, relojes impuntuales con marcas famosas, licores deplorables que se fingen whisky. Finalmente está la falsificación ascendente, en la que el objeto falso supera al original. Esta falsificación es una alta y noble tarea. Podríamos decir que la falsificación ascendente es un género artístico, pero tal expresión sería demasiado pobre. En realidad, todo hecho artístico es una falsificación ascendente". -Alejandro Dolina, "El Club de los Falsificadores" (en Crónicas del Ángel Gris).

Llego, como tantas veces, en la hora en que la tarde comienza a caer y la gente vuelve cansada a sus hogares. Él está abriendo el Videoclub-Garage, después de un día entero de trabajo puertas adentro: es hora de sacar la sillita a la calle, el mate y los bizcochitos, y esperar a que los vecinos se acerquen a charlar, a alquilar la película que estuvieron esperando todo el día para ver, o simplemente llevarse lo que Maxi les recomiende. Entre pilas y pilas de viejos clásicos sci-fi y terror slasher, haciéndole sombra al spaghetti western y a perlas escondidas del cine-catástrofe (un favorito de la casa), cabeza a cabeza con los estrenos de Hollywood de rigor, Maxi pone una película de culto para los amantes del cine B: Maniac Cop. Es la primera de las tres que pondrá en el día.

El ritual del viejo Videoclub de barrio, mezclado alquímicamente con centro cultural y adobado con la particular inclinación al cine B (que recuerda, lejanamente, las gloriosas épocas del desaparecido Mondo Macabro) le brindan a Todoscontramaxi Videoclú un perfil único, y lo vuelven digno de conocer aunque no seas un fanático de los Vampiros-Zombies-Nazis o un entusiasta de las tarántulas gigantes devorahombres. Entrevistamos a Maxi y a Lula, su compañera, hasta largas horas de la noche, entre risas, falsificaciones ascendentes, milanesas, DVDs vírgenes, y miles de anécdotas.


Martín Prestía: -Contanos un poco cómo surgió el proyecto de Todoscontramaxi Videoclú.

Maxi: -El concepto original de todo esto, lo decíamos con Lula, era el nombre de un programa de TV que era un invento nuestro, "Negocios en el Garage". Siempre que había que comprar algo tratábamos de buscar el kioskito que estuviera en el Garage, que eran chabones que evidentemente se habían quedado sin laburo, o les había pasado algo así y se habían montado todo precariamente en la casa.

MP: -¿Cuándo empezaste a planear todo esto? ¿Cuándo empezó a estar en tu horizonte?

M: -Cuando laburaba con los camiones como un infeliz (risas). Lu, ¿cuánto hace lo del Video, la idea? ¿Seis años? Laburaba con los camiones descargando ojotas. Y un día dije ''No, loco, no va más". Un día teníamos que comprar ropa. Para vivir. Para no vivir desnudos (risas). Nos cuentan de La Salada. Vamos. Fuimos y compramos ropa... Y Lula me dice "Vamos acá atrás que están las pelis". Ahí vi por primera vez los compilados de películas, pero a lo bruto. "Saga de Star Wars + 2 de Star Trek" decía (risas). ¡¡¡Y se veían como el culo!!! (más risas). Pero bueno, si buscabas terminabas encontrando los DVD Final, los posta, que se veían bárbaro. Me compré unas 100 películas, no valían nada. Venía el DVD, que nunca me trajeron problemas, más la lámina. Sin caja. Y esa misma semana fui hasta un Videoclub y compré todas las cajitas: el tipo vendía los estuches porque estaban gastados, tenía todas las películas de frente y necesitaba que estuvieran bien. Entonces le compré las cajitas y me armé lo que me había comprado en La Salada. Yo ya tenía unas 200 películas más y como 1000 VHS, una demencia.

MP: -¿Esas pelis las habías ido armando también?

M: -Las menos, casi todo me lo había ido comprando original.

MP: -¿Y las que armabas, eran medio rústicas o ya sistematizado como lo hacés ahora, con el programita en la compu para armar las tapas, etc.?

M: -No, no, ya lo había aprendido a hacer. Porque si hay algo que me gusta a mí es todo lo que es piratería y bootleg, desde siempre. Una vez vino alguien acá a casa y me preguntó "¿Todos originales esos CDs?" [señala un pequeño cuartito que tiene en el medio de la casa, abarrotado de CDs y cassetes en exposición]. Y yo, orgulloso, le dije, "¡No! ¡No! Los grabé yo!" (risas). "¿Cómo van a ser originales? ¡¡Originales los tiene cualquiera!! Cualquiera que pueda llenar un cuarto de CDs originales puede hacer lo que quiera. No, esto es laburo, flaco, esto es esfuerzo...". De repente aparecía un pibe en el barrio con un disco raro, se lo pedía prestado, me lo copiaba, le hacía la cajita, todo. Te voy a mostrar ahora, tengo cassettes de mis primeras pirateadas del año '89, en donde era hasta cara la fotocopia... Es más, no sé si había fotocopias. Agarraba la cajita y le dibujaba la tapa. Hacía el recuadro con regla y copiaba el dibujo de la tapa (risas). Y después ya evolucioné y me compré un libro de los Beatles, The Beatles Bootleg, en el que venían todas las tapas a color de los discos. Me conseguía el cassete, lo copiaba a doble cassetera, iba a la librería, fotocopiaba el libro, recortaba la tapa y la pegaba en un cartoncito, en una cartulina blanca que yo ya tenía medido que era el tamaño exacto, lo ponía en la máquina de escribir y tipeaba: "The Beatles". Lado A, Lado B, los temas, todo... Ahí ya estaba re evolucionado: máquina de escribir, fotocopiadora... Antes era todo a mano [Me muestra sus "primeras pirateadas", verdaderas obras de arte de alguien que le pone mucho amor a todo lo que hace]. ¿Cómo llegamos ahí?

MP: -Me venías contando de las películas que ya tenías, yo te pregunté si las armabas o no...

M: -Ahhh, sí... Además de todas las películas posta, había muchas que fui armando. Creo que fui agarrándole la mano una vuelta que me pasaron una peli que era un archivo .rmvb. "¿Qué carajo es esto?", dije. Me meto en Google y me aparece un blogspot que decía Cine en .rmvb. Ahora se usa más .mkv; Mazinkaiser, por ejemplo, está en .mkv [aproveché mi escapada a tierras legendarias para comprarle a Maxi los OVAs de Mazinkaiser y el clásico del exploit italiano Tentacoli]. Me meto en este blogspot que hacía un chabón que ahora no me acuerdo el nombre pero que era muy particular, del estilo "Andrés Freak". El chabón había colgado, no sé, 500 películas que las podías bajar en minutos. Pero le empecé a dar bola mucho después. En determinado momento fui a una de esas giras de compra de pelis, y miro, reviso, y veo una rareza tipo La Bestia de 1.000.000 de Ojos, que me hizo acordar a una que yo quería ver, que la tenía, pero no en DVD, El Planeta de los Vampiros, una peli sobre una nave espacial que aterriza en un planeta y los extraterrestres, todos vampiros, están vestidos de Conde Drácula: de Frac y Colmillos (risas). Pero esa no estaba, había una sola más que era más o menos rara, Tarántula. Entonces me agarraron las ganas de conseguir pelis raras en DVD, porque yo tenía un montón pero en VHS. Y no se conseguían. Entonces empecé a googlear de mil maneras, desesperado. Y ahí me volví a encontrar con el sitio del tal Alfonso o Ricardo Freak. Tenía todo. Hasta con los subtítulos. Entonces me puse a bajar como un enfermo. "¿Qué hago ahora?" Porque yo lo podía ver en la compu pero lo que necesitaba era que esto alguien lo pusiera en un DVD para que lo pudieran ver otros. ¡¡Quería que la gente viera Night of the Lepus, la de los conejos gigantes que se morfan a los aldeanos!! Nunca la vendí (risas). Y ahí de nuevo a averiguar en foros, en sitios, etc. Hasta que encuentro un programita para armar el DVD Final. Con la compu que yo tenía en ese entonces le tuve que sacar hasta el Word para que eso ande (risas). Y ahí empezó de nuevo todo para averiguar el yeite de cómo fragmentar los archivos para que las películas tuvieran "capítulos", ponerles títulos, etc. Estuve como un año probando cosas hasta que quedó todo a full: se veía perfecto, menú, capítulos, títulos de los capítulos, cómo hacer para ensanchar la imagen sin que se distorsione ni pierda definición... Y ahí listo, ya está, todo el día haciendo películas.

MP: -¿Y con las tapas cómo hacés?

M: -Me acuerdo que la primera vez que quise conseguir una tapa puse TAPALANDIA en Google (risas). Apareció... CARATULANDIA (más risas). Después de muchas idas y vueltas, de probar tamaños y medir con la regla, alguien me pasa el dato de que había un programita que te lo hacía solo. Y bueno, entre todo eso, y alguna otra visita a La Salada, me habré hecho unas 300 películas más que las 300 que ya tenía. Y ya era como una especie de paisaje: miraba los colores de los lomos, algunas las ponía de frente como si fuera un Videoclub...

MP: -¿Dónde las tenías?

M: -En la pieza, en la biblioteca, en el cuarto de la computadora...

MP: -Empezaba a ocupar tu casa de a poco.

M: -Sí. Imposible vivir, una cueva. Estaba buenísimo (risas). Yo seguía laburando con los camiones y un día dije "Las que tengo yo son raras. Las que consigo son más populares... Junto unos mangos y compro 2000 películas (no era imposible, era una inversión relativamente chica), armo un lugar, un Videoclub en algún lado y ya me puedo poner a laburar...". Pero bueno, que las dudas, que dónde, que la plata, que el laburo. Hasta que de repente viene mi vieja un día y me dice: "Bueno, la casa es tuya y el local es de tu hermana". Y ahí dijimos con Lula: "Bueno, está el Garage y no tenemos coche... ¡Es el lugar perfecto!" (risas). Aparte en un principio la idea era conservar el laburo hasta donde pudiera y que el Video fuera todo ganancia, digamos. Pero bueno, en el fondo yo quería que se convirtiera en el "antiguo Videoclub de barrio", siempre tuve esa idea, esa aspiración. Hasta que empecé a pasar de un laburo a otro y en el último nos terminaron echando... y bueno. Lo abrimos.

MP: -Además del stock que me contaste que tenías, ¿qué pasó al final? ¿Hiciste esa inversión de las 2000 películas?

M: -No. Al final lo que pasó fue que compré un montón de DVDs virgen y cajitas y me los puse a armar yo. Y me hizo muy bien, porque fue una época en la que estaba inmerso totalmente en el laburo, enfermo, pero cuando llegaba a casa sabía que me tenía que poner a buscar películas, a grabar DVDs, a imprimir las tapas, a armar las cajitas... Y eso me relajaba. Y sin abrir el Video, ya lo iba armando, stockeándolo. Y ahí, después, empezó la discusión-chiste con Lula, que me decía: "¿Vos armás series y películas para alquilar y vender o para que la gente vea qué cosas te gustan a vos?". Porque casi todo lo que armaba eran fracasos del cine de terror. Todas (risas). Llegaba ella y me decía: "Qué es esto?", a lo que yo le decía [poniendo voz de "es obvio"] La Ballena de 6 Cabezas!" (risas). "¡Pero esto no lo va a llevar nadie!" (más risas). [Le habla a Lu]: ¿Te acordás lo que te decía? "Yo quiero que venga la gente y cuando vea las cosas raras que tengo diga 'Ahhh, tiene de todo!!'". Y no, no pasaba eso. La gente venía y decía "¡¡¿Qué es esto?!!!", y pedía Star Wars (risas).

MP: -¿Esas son las películas que empezaste a hacer primero?

M: -Sí, sí. Es más, yo abrí en vacaciones de invierno. Y abrí con 5 estrenos. Pude haber abierto con 70 estrenos. Tengo una foto en algún lado de cuando abrí. ¿Viste el sector que hoy es de estrenos, que son 3 "paneles"? Bueno, cuando abrí uno era de compacts raros. Disco pirata de los Beach Boys. Recital en vivo de Brian Wilson (risas). Y el otro panel era de pelis de Ciencia-Ficción de los '50, de mostros comiendo gente. La Tarántula que ataca al pueblo IV (más risas). Y la verdad es que la gente entraba, miraba y decía "¿Tenés la última de Rocky?". Y ahí me avivé que tenía que tener 10 de Rocky y un par de las otras... Porque siempre volvemos a lo mismo, ¿no? Hoy por suerte se logró equilibrar entre los Estrenos, que incluyen, y el Friki como nosotros que te viene a buscar una peli perdida...

MP: -Claro. Yo me imagino que me pasaría algo parecido si tuviera un Videoclub o algo similar. Uno me parece que empieza mostrando lo que a uno le gusta y termina viéndose a sí mismo como "forjador de opinión"... Digo, hacés un panel con las las películas que la gente tiene que ver. Y estás entre eso y cierta "necesidad del mercado", ¿no? Que te lleva a tener que tener el panel de estrenos con la última de Gwyneth Paltrow...

M: -Sí. Algo de eso hay. Igual yo no soy un romántico, ni en pedo. Si fuera un romántico cierro a los 3 días. Por eso tengo los estrenos también, está bien que sea así. Por suerte hay algunas películas, como Mad Max ponele, con las que conciliás alquilar a los "estrenistas" y tu ansia de friki (risas). Hoy, por suerte, ya viene mucha gente que me conoce y sabe que soy un hinchapelotas, entonces me pregunta, busca consejo... A mí en realidad me conviene decirles que están todas buenas, pero no hago eso. Se ven todas bien, eso sí. Acá no vienen y preguntan, como en otros lugares "Che, ¿esta se ve bien o se ve filmada de cine?". Pero te preguntan si está buena y los vas metiendo en lo que a uno le gusta... Me piden una romántica y les recomiendo The Expendables (risas). El Video no nació de una necesidad económica, nació de la necesidad de no trabajar para un forro. Porque si esto fuera por una necesidad económica, yo haría otra cosa. Mal que mal vivo con el Video, aunque se esté poniendo todo más jodido. Pero si yo tuviera la cabeza en [se pone en personaje] NECESITO MOSCA PARA CAMBIAR LA NAVE y, sí, lo tengo que cerrar...

Postales del día a día.

MP: -Tiene que ver con eso que me comentabas el otro día, de que no llega a ser un laburo en realidad para vos.

M: -No, no llega a ser un laburo. Con la música soy igual. Viene mi amigo con el que toco y me dice de grabar un disco. No quiero. ¿Por? Porque es una cagada, hay que componer, hay que ir a un estudio, hay que tomarse el bondi... ¡HAY QUE LABURAR! (risas). Lo convertís en un trabajo... Yo no quiero vivir de la música, yo quiero cantar cada tanto, tranquilo. Lo mismo cuando escribía cuentos: los hacía para que Lula los leyera en voz alta al volver del laburo y nos cagáramos de risa juntos. Yo no quiero escribir para hacer un libro para venderlo y hacer guita, no quiero ser Federico Andahazi. Y ahora que tengo el Video es perfecto: cambio de 10, cada vez que vendo algo es poca guita (cada película es un puchito de 30 pesos). ¡Ya está, como tranquilo! Obviamente hay días que tengo pedidos que son distintos: hoy antes de abrir pasó un pibe que me pidió todo V, Invasión Extraterrestre, son un montón de DVDs, antes de haber abierto ya había salvado el día... Estoy tranquilo, pongo la peli que se me canta, pongo 30 películas por día... Miro y de repente veo una caja "Uyyy qué buena que estaba esta peli", las voy cambiando... Para mí es como estar paseando.

MP: -Yo me acuerdo que vos ya lo tenías armado al Videoclub, que lo tuviste armado mucho tiempo antes de abrirlo...

M: -Claro. Porque lo tenía medio para abrir pero enganché un laburo en un puesto de diarios (el último) que era a partir de las 4.30 AM. Y como el Videoclub era algo nocturno, los Viernes y Sábados tenés que cerrar tarde, hacía cuentas y no me cerraba, iba a dormir dos horas. Así que empecé a aguantarlo un toque. Pero siempre seguía pensando en abrirlo: veía un muñequito que me gustaba que era de cine o algo así, que podía relacionarlo con el Videoclub, y lo compraba... Lo compraba porque me gustaba pero también pensando que la gente lo iba a ver y capaz no lo conocía y me preguntaba de dónde era y yo les decía "De tal película, ¡no sabe señora qué buena película, llévela...!" (risas). Me imaginaba todo.

MP: -¿Y ahí lo abriste?

M: -No, pero casi. Primero tuve que conseguir los muebles. La mitad de los muebles los hice yo. Otros dos los compré. Dos de los otros muebles los reciclé, uno era una despensa esquinera de supermercado, de Don Satur... Lo encontré tirado, lo cargué al camión y me lo traje. En determinado momento, por no abrir el Video pero ir llenándolo, y no calcular que en el Video también tenía que entrar gente además de películas, cuando me quise acordar me quedaban 1000 películas afuera. ¡Y no podía ser, se tenían que ver todas! Le saqué el fondo a un mueble, le pinté el otro lado para que quedara parejo, y lo puse en el medio del Video, ahí gané espacio cargando de los dos lados. Casi saco el portón del Garage, pero lo aproveché para usarlo de escaparate y hacer los paneles con Estrenos. Me la fui rebuscando. Todavía no lo había abierto. Agarré un día y me puse a separar los muñequitos que yo tenía por cualquier parte de la casa: "Apto para el videoclub"/"No apto" (risas). Después me pasó que cayó una piba a la esquina de casa a tirar basura. Yo ya estaba por putearlos por tirarme basura en la esquina de casa, hasta que me di cuenta de que bajaban basura en cajas muy cuidadosamente, así que me dije "O hay una bomba o hay algo que quieren y no les entra en ningún lado y lo tienen que tirar a la mierda". Había un par de cosas interesantes, entre las cuales estaba un proyector de juguete con películas, nuevo, que se enchufaba y andaba. Me lo traje de adorno para el Videoclub. Diseñé las luces: luz en el medio y nada más no, porque iba a parecer una carnicería o una sala de espera. Tenía que haber luces que apunten a las pelis. Pinté las paredes de rojo. Yo quería que fuera acogedor, mezcla de cueva y casita en invierno. Acogedor, cálido... Después hicimos el mostrador, compré las maderas, los recortes, lo armé todo yo, lo pinté todo yo. Y ahí tenía todo armado, ya listo para abrir... y me sale el laburo nocturno que te conté, el del kiosko de revistas, recontra-nocturno. Compramos el auto y el Garage estaba inutilizado. Casi desmantelo todo. Por suerte me echaron del laburo y abrí. Eso fue lo mejor. Que me hayan echado, digo (risas).

muñequitos

MP: -Vos me contás que tenías toda esta idea de hacerlo acogedor, cálido, etc. También que tenías la idea de rescatar el viejo Videoclub de barrio... ¿Vos tenías algún Videoclub al que ibas de pequeño, algún recuerdo en el que afincás esto que lograste hacer?

M: -Sí, se llamaba WOLF. El tipo lo había armado mucho antes del auge de los Videoclubs. Súper arriesgado, porque la inversión habrá sido asombrosa, y el chabón estaba en Lomas del Mirador, no en Flores, y en provincia había 3 personas nomás con videocassetera. Pero bueno, fue tan llamativo que le fue bien, hasta venía gente de otros lados a alquilarle. Tenía todo lo que se te ocurra. Y yo no sabía ni lo que era. Yo no tenía videocassetera. Comprar una video era como comprarte dos heladeras, imposible. Pero yo me había hecho amiguito de un pibe que tenía mucha plata, jugábamos a través de la reja porque al pibe no lo dejaban salir a la calle. Y el padre eventualmente me hizo pasar a la casa (risas). Y me llevó al video con el pibe para que alquiláramos y viéramos una película. Cuando entré no lo podía creer. [La expresión de su voz se vuelve grandilocuente]. Era un local grande como un supermercado chino, enorme, alto, 5 metros de altura con 3 metros de películas de frente. Arriba de los 3 metros había un balconcito con baranda y más películas, el chabón había puesto un caño con roldanas y escalera para alcanzar las que estaban abajo pero altas. Y en el balconcito estaban las porno y las cosas raras como cine mudo... Y me acuerdo cuál fue la primera que me llamó la atención. No me acuerdo la película, pero me acuerdo que era Stallone. Debe haber sido alguna de Rambo, porque aparecía en la tapa todo poderoso, estaba todo sucio y era más lindo que Jesús (risas). Y ahí me volví loco "¿Cómo? ¿Que puedo llevarlo a mi casa y mirarlo esto?" (más risas).

Prettier than Jesus

MP: -¿De qué año estamos hablando?

M: - Y... 1982, 1983, yo era un pendejo de 5, 6 años... No me acuerdo qué película alquilamos al final, me da vergüenza no acordarme. Pero no me acuerdo no porque no le haya dado bola sino porque siempre me quedó grabado que la primera película que vi fue It, porque fue la primera película conmovedora para mí, la primera película que me conmovió.

MP: - Te marcó, digamos. El origen mítico de tu gusto por el cine refiere a una peli de Terror.

M: -Sí, sí, a full. Y después siempre Terror. Pero Terror berreta. Yo les tengo mucho cariño a las pedorras, porque con esas siempre me divertí... Al margen del cine copado, el cine serio, obvio. Que no me gusta (risas). Yo me quiero cagar de risa, la paso bien. Yo miro Street Trash, que es sobre un chabón que está cagando y la propia mierda se lo come y lo convierte en whisky (más risas). Después cuando crecí un poco lo que pasaba es que había uno solo con videocassetera. Y éramos diez. Entonces, siempre íbamos a lo del que tenía la casa más grande o a lo del que habíamos acostumbrado a que su casa era la cueva -como fue esta casa en su momento-, y llevábamos la videocassetera. Era pasar toda la semana esperando a que llegara el sábado a la tarde para hacer eso. ¡¡¡Alquilábamos de a 7, 10, 15 películas!!! 7 era una especie de número fijo, porque habíamos calculado que, si arrancábamos a las 7 de la tarde, veíamos 7 películas hasta la mañana del otro día.

MP: -¿7 películas? Estaban re locos...

M: -Sí, era cualquiera. Y 4 no las terminabas de ver. Pero no porque te quedaras dormido... "Sacala, sacala, poné la otra. Dale que traigo papitas".

MP: -Antes me contaste de un cliente que vino hoy a comprarte toda V, Invasión Extraterrestre... Contame, ¿qué tipo de clientes tenés?

M: -El que vino a buscar V, Invasión Extraterrestre es un pibe del barrio, un amigo que se crió conmigo. Con este pibe es uno de los primeros con los que consumimos cine. Hace 15 días volvió, después de 20 años... Y fue como si nunca hubiera pasado el tiempo. Vino y me dijo: "Sabés por qué no vine antes? Porque siempre tuve miedo de que me dijeras 'Ah, qué hacés, cómo andás, todo bien? Bueno che, te dejo porque tengo que abrir el Video, chau'. Y vine cuando vi la página del Video: si soy cliente, bueno, por lo menos me tratás bien como cliente". "¿Pero estás loco? ¡Sería incapaz! ¿Cómo te voy a tratar mal si hace 20 años que no te veo? ¡Te quiero más que a todos, pero no lo sabés! (risas). Y resulta que un compañero de laburo de este pibe que tiene 40 y pico de años es fanático de las películas de vampiros. No mira otra cosa que películas de vampiros: El Volador Nocturno de Stephen King es la peor, El Planeta de los Vampiros le encanta, La Hija de Drácula, que es un desastre, le encanta, Dracula vs Frankestein es la mejor... (risas). El problema es que todas las que tiene, en el caso de las más raras sobre todo, no son como las que tengo acá, que son versión Final, son generalmente archivos .avi en un DVD: no hay escenas, no hay subtítulos, no hay menú, no hay nada. Y la mayoría las tiene en gallego. Y a mi amigo le encanta el cine, por eso pegó tanta onda con este chabón en el laburo. Y ahora lo que está llevando es por todos los compañeros del laburo, me hace de intermediario.

MP: -¿Y qué otro tipo de personajes tenés? Porque conviven los tipos "como nosotros" y "gente común", "estrenistas", como decís vos...

M: -Y nazis (risas).

MP: -A ver, ¿cómo es eso?

M: -Viene un chabón un sábado. Había más gente. Yo veía que miraba, que me miraba. No era del barrio. Era raro, era una suerte de espía que recién arrancaba (risas). Yo estaba atendiendo y con otro chamuyando sobre una peli rara, de la cual ningún otro opinaba: "Seeeeeeeeh, cuando viene la nube verde y baja y le salen patas" (risas). "Síiii, y tiene una galera" (más risas). Entonces me hago el boludo y voy a acomodar una peli donde está el chabón... "¿Estás buscando alguna peli?" El tipo carpetea, mira para todos los costados, me lleva para un costadito y me dice en voz baja "¿Tenés películas de nazis?" (risas). "Sí, sí, algo hay... Calculo que La Lista de Schindler la viste". "No, no, pelotudeces no. Nazis matando gente. Nazis sacados. Nazis impunes, que nadie los juzga" (risas). "Mirá... ¿American History X la viste? Los juzgan, pero están sacados." "No. Ya sé cuál es pero no la vi, la estaban dando en la tele un día pero doblada, y a mí me gusta verla en el idioma original, y en el caso de ser alemana me gusta escucharles la voz". "CLAAARO", le digo, "tenés razón" (por las dudas) (risas).

MP: -Si vuelve tenés que hacerle Nazis en el centro de la Tierra.

M: -La de la Luna sino.

MP: -¿Cuál?

M: -Iron Sky, ¿no la viste? Nazis en la luna. Es nueva. [Me la cuenta. Después la vi. Como suele pasar en estos casos, la verdadera fábrica de anécdotas que es Maxi hizo que su narración fuera mucho más divertida que la propia película]. Tenés que ver esa película, ahora sale la segunda.

MP: -¿Y qué otros especímenes hay?

M: -Y, como te decía antes, en un principio era todo estrenistas. Ahora se le sumaron (e incluso van ganando) los "raros" y también los que yo llamo "vintage": chabones que capaz no les cabe tanto el cine pero son fanáticos de un actor o de una película en particular. "¿Tenés la primera de Jim Carrey?". Se saben todo el elenco, los directores, quién hizo los efectos especiales, el maquillaje, todo... "¿Tenés el box de la serie de Indiana Jones?". Y ese es el mismo que te pide La Joya del Nilo, una suerte de Indiana Jones con Michael Douglas en vez de Harrison Ford. Al chabón le cabe todo lo que tenga que ver con Aventuras o tenga una relación lejana con Indiana Jones.

MP: -Relación que el tipo construye en su cabeza.

M: -Sí, totalmente (risas). Pero no le copa Star Wars, por ejemplo, porque ahí Harrison Ford es Han Solo. Aunque otro podría encontrarle a Han Solo algo de Indiana... Después tenés el reducto de "raros": el que busca las pelis de Terror mochas, feas; el vampirista; el que lleva series viejas (que me pide hasta los extras con las publicidades y trailers de la época). Ese está desesperado por ver una de una especie de superhéroe ponja gris y rojo.

MP: -¡¡Ultraman!!

M: -¡¡Esa!! ¡¡No la puedo encontrar!! Después tengo muchos que solo llevan superhéroes, hay 2 ó 3 que llevan solo superhéroes. Se vuelven locos con las viejas. Les pasé una que no conocían: Superman v. The Mole-Men, de 1951. "Miren que es en blanco y negro, eh". "Mejor!" (risas).

Lula: -Después hay una señora grande que solo lleva pelis de Terror.

M: -¡¡La señora que solo lleva Terror!! Pero no lleva el Terror del que me gusta a mí, berreta y divertido por lo malo. Sinister [una película que me recomendó el propio Maxi y que no me dejó dormir tranquilo por algunos días] es una papa. Lleva el que asusta, el peor, el que te cagás todo. Y yo la tengo como un referente: cuando me pide una que yo no la tengo siempre se la consigo y la miro, porque es buena. Y me cago todo (risas). Encima me lleva dos copias "porque mi hermana me la va a pedir y mi hermana nunca me devuelve las películas". Después está también un amigo que sabe bocha de cine, que es fanático de las películas violentas... y pacifista (risas). Y ese me pide desde The Strangers hasta El Sustituto. Tiene que ser ultraviolenta. Ese fue el que me recomendó The White Dog. Tenés que mirar eso, por favor. Pero bueno, además de esas cosas el tipo mira mucho cine "serio", y es re interesante, el tipo va rastreando los festivales en centros culturales, etc. Se pone a hablar de cine y humilla, un capo. Pero bueno, acá en el Video se "adapta", se pone a recomendar cine del que nos gusta a nosotros. Él fue el que me recomendó también Wolf Creek, una Slasher australiana tremenda, no sabés el éxito que tuvo acá. También tengo un viejo que compra únicamente Westerns, predilectamente de Giuliano Gemma, un lindo de la época de Clint Eastwood.

MP: -¿Tenés alguna perlita en tu colección? ¿Algo de lo que estás particularmente orgulloso de tener?

M: -Sí, el VHS de It, que lo tengo desde aquella época. Me acuerdo que salía una fortuna, como un BluRay hoy día. Se lo pedí a mi viejo y me dijo que tenía que laburar. Así que lo ayudé con el reparto de café ese verano y me lo pude comprar. Después junté más guita y me compré la primera guitarra eléctrica. Y entonces me di cuenta de que tenía que enchufarla para que sonara. ¡¡¡Me quería morir, tenía que laburar de nuevo!!! (risas). A It le tengo mucho cariño. Ya hablando de "joyas", me encanta tener las series ochentosas completas. Hoy día se consiguen en cualquier lado, las ve cualquiera, pero yo las tengo hace un montón y les tengo cariño. Y perlitas... Resucitado, por ejemplo. La edición especial de In the Mouth of Madness... Esas sí son más difíciles.

MP: -Para ir cerrando... Un poco se fue contestando la pregunta. Es evidente que hay gente que no sabe hacerlo, o no se toma el trabajo... ¿Pero por qué enfrentarse hoy día, en la época del streaming, del torrent, del NETFLIX, de "la información a la mano", con este proyecto que a más de uno le puede parecer que te estás enfrentando con un molino de viento?

M: -Hay que saber buscar, no está todo tan a mano como parece. Por ejemplo, hay un par de películas que yo tengo que venían con el audio ruso. Conseguí el audio en inglés, le monté el audio en inglés y le puse el subtítulo... Esa que armé yo en internet no está, si la vas a buscar la vas a encontrar en ruso. Hay otras que me volví loco buscando subtítulos y en un momento hasta pensé en ponerme a subtitularlas yo, de puro manija. Lo que pasa también es que a muchos les "renuevo la flota". Como en el caso del de los vampiros, que tiene las películas pero en gallego, o en VHS estropeados... Yo se las consigo en full HD, en inglés, con subtítulos, con menú, etc.

L: -Vienen buscando recomendaciones además. Acá encontrás el consejo, la recomendación...

M: -Claro. Vienen a buscar cosas específicas. Yo creo que si tuviera estrenos y nada más que estrenos casi no laburaría. Y además, humildad aparte, lo tengo lindo el video. Hay otros que parecen carnicerías (risas).

L: -Y hay toda una movida barrial que se armó, también. Abrimos y de repente empezó a caer gente, que pasa, que saluda, que se queda a tomar mate, que mira una película acá. De repente la vereda se transformó un poco.

M: -Sí, el otro día vino gente y estaba por poner Puppet Masters... ¡¡¡Se quedaron 3 personas paradas mirándola entera!!! (risas).

MP: -Bueno, ¿cuál es el próximo paso?

M: -Seguir comprando muñequitos y hacer el gigante en la puerta [la mira a Lula buscando complicidad]. Quiero hacer un Freddy en la puerta, ya estoy averiguando por un maniquí, la máscara y la garra. ¡Ah! También tengo ganas de hacer cajas especiales, diseñadas por mí, para colecciones de series o de sagas de películas.

L: -Los vecinos piden proyecciones.

MP: -Habrá que cortar la calle.

M: -Ya lo vamos a hacer.